Opinión | Elecciones intermedias: evaluación

El próximo mes de junio se llevará a cabo la evaluación más importante para el nuevo régimen, para la llamada 4T. Las elecciones federales intermedias, en donde, a diferencia de las elecciones del 2018, no  aparecerá en las boletas  el nombre de Andrés Manuel López Obrador, representarán la posibilidad de votar por la continuidad de este proyecto político, o bien, la oportunidad para promover un cambio de rumbo.

El 6 de junio se elegirán 500 legisladores de la Cámara de Diputados, 15 gobernadores y cientos de alcaldes en todo el territorio nacional. De acuerdo a cifras de una encuesta realizada por Parametría, la coalición del partido gobernante de México es favorecida por 56% de los votantes previo a los comicios de junio, casi el doble del apoyo obtenido por una alianza de los principales partidos de la nación.

Sin embargo, y de acuerdo a proyecciones de otras casas encuestadoras, en las elecciones intermedias del 6 de junio, Morena y los partidos afines al presidente Andrés Manuel López Obrador si bien ganarían entre siete y nueve de las 15 gubernaturas en juego, perderían no sólo la mayoría calificada, sino, incluso, la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

Para Roy Campos (Consulta Mitofsky) de las 15 gubernaturas que estarán en juego, MORENA podría no sólo conservar Baja California, sino, incluso, ganar otras siete. Y por lo que respecta al Congreso, considera que no ganará el mismo número de distritos que en el 2018 (225 de 300), pero aún así seguirán siendo mayoría.

Es de esperar que en ese clima de lucha electoral, las prioridades ciudadanas de salud, trabajo y seguridad no sean temas eje en las narrativas de los políticos que aspiran a un cargo público, pues sin duda se nos ofrecerá la oferta de pronta solución a nuestros problemas para mantener el optimismo, aunque lo único que veremos será un escenario donde unos y otros se golpearán discursivamente para sacar la mejor tajada político-electoral.

El alto grado de aprobación popular de AMLO, así como su aparición diaria en las mañaneras para imponer la agenda del debate nacional, así como para seguir manejando un discurso de oposición en contra de los conservadores o neoliberales le sigue redituando en raja político electoral.

En contraparte, la ausencia de una figura de peso opositora al actual régimen así como las evidentes rupturas entre los demás partidos políticos de oposición no ayudan a generar un contexto más favorable para hacer frente al partido en el poder.

El panista Ricardo Anaya se pretende erigir como contrapeso al liderazgo de AMLO, pero  sus videos difundidos en redes sociales mueven más a la burla y al escarnio. A nivel estatal, como en el caso de Durango, PAN, PRI, y PRD han mostrado en lo interno rupturas, molestia, frustración y enojo por el método de elección de los candidatos de la alianza. Será interesante ver cómo será el comportamiento del electorado en nuestro estado que en el 2018 votó en cascada por los candidatos de MORENA, algunos siendo personajes completamente desconocidos.

Volverán a refrendar su confianza en MORENA, se moverán por el desencanto y la molestia que les ha generado la elección de candidatos. Habrá que ver.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Anuncios