Opinión | Escuchar y acompañar

Los hombres hablan tan seriamente del aborto como sí ellos también fueran a embarazarse; en este mundo rodeado de pandemia, incertidumbre y falta de tacto con los asuntos sociales o que implican trastocar la dinámica tradicional de las comunidades; de nueva cuenta los hombres tratamos de meternos en asuntos que por lo menos en un principio o comienzo biológico tiene que ver única y exclusivamente con las mujeres. Hoy se habla de nueva cuenta de generar foros, de hacer pláticas, de traer conferencistas que se dedican a adoctrinar del tema, pero porqué no dejan a las mujeres este debate, ellas son las que tienen que opinar, desarrollar, manifestar y proponer; y  mientras que los hombres deberíamos escuchar y apoyar a nuestras mujeres; el papel del hombre en este tema es de acompañamiento no de protagonismo, no de imposición y no de una ceguera social. Seguramente habrá muchos hombres que sean doctos en la materia, que hablen de la gestación, del derecho a la vida, de la formación del corazón en las primeras semanas del feto, pero hasta el momento no he escuchado a ninguno que me explique qué se siente estar embarazado, a ninguno de mis amigos los he escuchado quedarse de cólicos o de pezones rígidos, no me ha tocado saber de un hombre que diga que el embarazo le cambió el cuerpo. Ubiquémonos el tema donde es, y le pertenece a nuestras mujeres, claro sin que ello limite la libertad de expresión de los hombres, y sin que esto signifique un silencio cómplice o cobarde al respecto del tema, pero hoy, en este preciso momento de la sociedad, es hora de escuchar a nuestras mujeres.

Tal vez si los hombres nos embarazáramos en los oxxos habría postday para hombres, se ha fijado que el condón femenino no esta en los estantes de centros comerciales .

Este texto no es para decir que conozco a plenitud del tema, es únicamente para dejar que nuestras mujeres sean las que encaren, establezcan y se expresen con sus formas, con su derecho y con su amplio criterio lo que tengan que decir, dejemos de catalogar, de juzgar y comencemos a escuchar, a valorar y a volver ESCUCHAR.  Por supuesto estas palabras no significan tener la razón, ni la verdad del tema del aborto, es por eso que es momento de Escuchar.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios