Opinión | Febrero: Constitución, Ejército, Democracia y Patria

5 DE FEBRERO DE 1917.- El 5 de febrero de 1917, se promulgó nuestra actual Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos – documento jurídico supremo, que desde entonces ha sido reformado por el poder constituyente permanente, como está ocurriendo durante el actual Régimen Político-. Los preceptos constitucionales más trascendentes de dicha Constitución, son los  siguientes: desde luego, los artículos que consagran los derechos humanos; así como los que postulan los derechos sociales y los principios en los que se sustenta el Estado mexicano: el artículo 3°, que establece el derecho a la educación y también el concepto de democracia como forma de vida; el artículo 27°, que establece el régimen de propiedad sobre tierras y aguas, así como de manera especial el principio de dominio soberano que tiene la nación sobre las riquezas del suelo, del subsuelo y del mar perteneciente al Estado mexicano; el artículo 123,° que consagra los derechos de los trabajadores, que ninguna ley ni autoridad pueden contravenir; el artículo 89°, que establece con claridad inobjetable los PRINCIPIOS RECTORES DE NUESTRA POLÍTICA EXTERIOR, cuya conducción es facultad exclusiva del Presidente.

19 DE FEBRERO DE 1913.- La contrarrevolución encabezada por los militares porfiristas, que derrocaron al presidente Francisco I. Madero y que lo asesinaron cobardemente; no encontraron el camino libre hacia el poder, porque el gobernador de Coahuila Venustiano Carranza, asumió el liderazgo de la Revolución bajo la Bandera del constitucionalismo y para ello creó el Ejército Constitucionalista, el 19 de febrero de 1913, que después de cruentas batallas, en junio de 1914 destrozó al ejercito huertista, en la célebre batalla de Zacatecas, protagonizada por la División del Norte. Como sabemos, así surgió nuestro actual ejército, que es un ejército de paz y al servicio del pueblo mexicano, porque como dice el presidente “es pueblo uniformado”.

22 DE FEBRERO DE 1913.- Después de que los militares golpistas tomaron el Palacio Nacional, pusieron presos en la Intendencia al presidente Madero y al vicepresidente Pino Suarez, así como al Gral. Felipe Ángeles. Se dice que el 22 de febrero por la noche sacaron a Madero y a Pino Suarez y los llevaron a la cárcel de Lecumberri, donde los asesinaron –no se sabe, si fue el 22 por la noche o el 23 en la madrugada-. El pasado 23 de febrero, al recordar este infausto suceso de nuestra historia, la esposa del presidente: Dra. Beatriz Gutiérrez Müller, se refirió a un libro escrito en 1936, por Federico González Garza, en el que hace un relato contrastante entre lo que es el periodismo en una sociedad civilizada y la abyecta prensa porfirista, que denostaba al presidente Madero y cita textualmente “Un grupo de periodistas que antes habían sido admiradores miserables o lacayos de la dictadura, débiles, cobardes y serviles con quien los humillaba, se tornaron altaneros insolentes con quienes respetaban su vida y los dignificaban…la miseria moral de que estaban repletas las almas de estos periodistas porfiristas y pseudo independientes…éllos se dedicaron a minar y socavar el gobierno de la Revolución, alterando siempre la verdad”. Nunca debemos olvidar que fue el mártir de la democracia: Franciso I. Madero, quien nos legó para siempre sus ideales de democracia política, plasmados en el principio de SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN. Hagamos honor a su ejemplo y dignifiquemos nuestro sistema democrático, desterrando para siempre, cualquier forma fraudulenta que anule la voluntad del voto ciudadano. 

24 DE FEBRERO DE 1821.- Al celebrar esta fecha histórica, el presidente Andrés Manuel López Obrador, fue a Iguala, Gro., donde leyó algunas epístolas que fueron el preludio de los acuerdos entre Guerrero e Iturbide,  para consumar la Independencia, acuerdos que se formalizaron en los Tratados de Córdoba. Como sabemos, fue el 24 de Febrero de 1821, cuando se diseñó nuestra bandera tricolor –verde, blanco y rojo, así como el águila de Anáhuac como símbolo de la naciente patria-.

FINALMENTE.- Vale decir, que la inmensa mayoría de los mexicanos, saludamos al presidente Andrés Manuel López Obrador, por la dignidad con la que conduce nuestra política exterior, guiado por los principios afirmados en el  artículo 89° Constitucional. También quiero expresar aquí, los votos que los mexicanos bien nacidos, hacemos por la recuperación de la salud del Dr. Hugo López Gatell y de los secretarios de la defensa nacional el Gral. Luis Crecencio Sandoval y de la marina  Almirante Rafael Ojeda; quienes están padeciendo la enfermedad COVID 19; pues el pueblo los necesita en las trincheras en las que están sirviendo a México.

Puedes comentar con Facebook