Opinión | ¿¡Fuera, abajo! el Sistema Político Mexicano?

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR:

+El problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón

Albert Einstein

Ignoro si lo planeó usted, si lo planearon para usted o si fue obra de la casualidad, pero lo cierto es que el caso Lozoya le ha puesto, Presidente, lo más cerca que pudiera estar de la oportunidad de desbaratar el Sistema Político Mexicano que ha prevalecido durante ya casi un siglo y que lograrlo ha sido su gran obsesión.

Lozoya ha provocado el mayor daño que jamás nadie logró, de torpedear a los dos más antiguos e importantes partidos políticos del país, el PNR-PRM-PRI y el PAN —además de darle su repasada a los demás…— exponiendo los hechos de corrupción que él logró realizar hasta donde pudo llegar, forrado de billetes.

Lozoya ha denostado como nunca nadie logró hacerlo, con tanta holgura y cinismo, a todos los presidentes de la república, a través de los dos revolcó en el cieno, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, porque todos los demás fueron construyendo el escenario para que estos dos hicieran lo que hicieron.

Lozoya tuvo la capacidad para lograr las relaciones políticas que acumuló y la sagacidad para construir su carrera, su fortuna y su destino. Resultó un genio de mal como muchos más que no llegaron a tanto.., o que se supieron cuidar y todos ellos fueron los constructores de la tragedia en que se convirtió la Revolución Mexicana por tanto pillo que llevó al poder. ¿Cómo demonios fue posible que todo eso llegara a suceder por encima de los nobles propósitos que Madero inyectó a quienes le siguieron? ¿Por qué la escoria revolcó las intenciones de los que quisieron construir una Patria noble y justa? ¿Por qué la maldad y la deshonestidad han imperado en México?

¿Es que de verdad los mexicanos tenemos mala sangre? ¿Al menos la porción que logró armarse de poder y se multiplicó con las décadas transcurridas y ha sido capaz de sobrevivir y de subyugar a la mayoría que mantienen en la pobreza y a la clase media que explotan cuanto les da la gana? Esa es, Presidente, la vergüenza de país que tenemos y al que usted ofreció remediar. Me queda claro que eso no podía ser por el solo hecho de que asumiera la Presidencia de la República, aunque ha dicho y repetido que desde su asunción al poder se acabó la corrupción.

No, presidente, Lozoyas aún los hay por millares y usted apenas ha expulsado a unos cuantos del servicio público. Quedan todos los que permanecen ahí y en el sector privado, en el agrario, en el obrero, en el educativo, en donde su vista tropieza con ellos por donde va en la República y no se van a acabar sólo porque usted así lo quiera.

Si va a seguir dividiendo a la población del país, hágalo con la intención de unir a los que de verdad quieren un país a la altura de la prosperidad y de la plenitud, esos que sí saben crear y construir en vez de robar y destruir.

¡Pero hágalo ya, comience ahora mismo y realice el milagro..!, si puede.

Deje, al menos, la tarea iniciada y cuide, para su propia historia, que la prosiga quien tenga la voluntad, la fe, la vocación, la capacidad y la gracia de continuar su herencia. Si cree que vale la pena…

Puedes comentar con Facebook
Anuncios