Opinión | García Barrón: algo tendremos que hacer contra la rapacidad gubernamental

Quienes pretendan esconderse tras los resultados electorales en donde Movimiento Ciudadano se quedó a un pelo de rana en hacerse de una curul en el congreso local, podrán argumentar que las denuncias que la semana pasada hizo el también dirigente de una de las organizaciones ganaderas mas activas en el estado, es porque supuró por la heridas.

Sin embargo, si el círculo cercano al gobernador Aispuro Torres realmente pretende ayudarlo en este tramo final de su mandato, deberá ser frío en la reflexión para proponerle al mandatario estatal, enderezar la política impositiva hacia el sector ganadero y, también, brindar un apoyo decidido y sin regateos en estos momentos difíciles en este importante sector productivo.

Durante el encuentro que la semana pasada sostuvimos en Ciudad 2.0 con Óscar  García  Barrón, tronó textualmente contra las políticas abusivas del gobierno estatal y contra el abandono, hasta la semana pasada, del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por los siguientes motivos.

— “Se dedican a ofrecer de todo en las campañas, pero una vez alcanzado el objetivo, se olvidan de las necesidades de la gente. Ahorita en el 98 por ciento del territorio estatal no ha caído una gota de lluvia y el apoyo ofrecido no ha fluido”.

— Hay mortandad de ganado, la situación es complicada y a los productores que forman parte de la Unión Ganadera del Sector Social no les han cubierto ni el 50 por ciento de la demanda de apoyo con suplemento alimenticio.

“Dijeron que los ayudarían pasando las elecciones, pero ni el Gobierno del Estado, ni el Gobierno Federal han cumplido”, reclamó.

Lejos de la tan anhelada ayuda, los ganaderos tienen que pagar 14 impuestos para poder exportar sus becerros en pie a los Estados Unidos, comenzando por el fleje, la unidad de producción pecuaria, el arete del Siniiga, las vacunas contra la tuberculosis y la brucelosis, la factura y la guía de tránsito, todo estos, para poder llegar al centro de acopio.

—Una vez en el centro de acopio, en donde se documentan los animales para su exportación, hay que pagar otra vez las vacunas contra la tuberculosis y la brucelosis, un arete metálico azul-verde, el baño contra las garrapatas, la aplicación de vitaminas, la factura de la exportación, un dólar de cooperación, el fleje de la frontera al interior del vecino país y el certificado zoosanitario.

— Son alrededor de mil 300 pesos los que se tienen que pagar por becerro exportado, una cantidad que en condiciones normales resulta increíble, pero que ante la situación por la que atraviesa hoy el campo de Durango, resulta una arbitrariedad.

— La Constitución Mexicana refiere que las actividades agropecuarias no deben grabarse; solamente el Gobierno Federal puede hacerlo, pero no el Gobierno Estatal.

“La Ley de Desarrollo Rural Sustentable indica que la actividad agropecuaria es de interés nacional y con eso basta para no grabarla, pero en Durango tengo 11 años reclamando esto y aunque lo han aceptado, no ponen remedio”.

— “En ningún estado de la república se hace ese lodazal con el cobro de impuestos a la actividad ganadera. Nadie actúa fuera de la ley como aquí en Durango”.

La autoridad informa que, al año, Durango exporta 270 mil cabezas de ganado (becerros en pie), lo que quiere decir, que terminan por pagarse alrededor de 351 millones de pesos por esta acción comercial.

— Además, son alrededor de 500 mil cabezas de ganado de Durango las que se movilizan para el consumo nacional y regional, lo cual representa impuestos por hasta 650 millones de pesos.

“El Gobierno del Estado cede el cobro de la mayoría de estos impuestos a través de las ventanillas del Sistema de Identificación Individual del Ganado (Siniiga) y los Módulos de Exportación, nada más a las otras dos uniones ganaderas”, indicó y preguntó: “¿Dónde queda ese dinero?”.

Declaró que el secretario de finanzas (Arturo Díaz Medina), en una mesa de trabajo celebrada hace dos meses, le manifestó al Gobernador que a él (Oscar García) le asistía la razón y lo que le preocupaba es que de todo ese dinero que se recaudaba, nada ingresaba a la tesorería.

“Lo digo con toda responsabilidad y reconozco la sinceridad del secretario, pero la Unión Ganadera del Sector Social no seguirá permitiendo esos atropellos. Basta de tanta rapacidad”, reclamó.

La denuncia de García  Barrón al gobierno estatal, se cruza con la visita este fin de semana, de Víctor Villalobos, secretario de agricultura quien anunció la canalización de 299 millones de pesos que se entregarán de manera directa y transparente a productores de temporal y de pequeña escala en cultivos importantes para la autosuficiencia alimentaria de granos básicos (frijol, maíz, sorgo y avena forrajera), alimento para ganado bovino, leche y carne.

En el rubro Atención a la Sequía Ganadera se otorgará un apoyo emergente directo a los productores de pequeña escala para la adquisición de insumos forrajeros, minerales y energéticos para el ganado y, así, disminuir la tasa de mortandad de los animales por efecto de la sequía extrema.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios