Opinión | ¿Hacia dónde va México con esta pandemia?

En lo que se refiere a la atención médica que ofrecen los diferentes niveles de gobierno a quienes se contagian de COVID, tal vez no ha sido tan mala, salvo algunas excepciones, en donde se han saturado los centros hospitalarios, por fortuna son los menos a lo largo y ancho del territorio nacional, lo que de manera natural ha tenido un desgaste, en ocasiones innecesario, es la presencia de López-Gatell en los hogares de los millones de mexicanos que día a día siguen las incidencias del avance de la pandemia, porque desde marzo es solo eso, avance, no hay retroceso, no hay aplanamiento de la curva, no hay disminución de casos, solo contagios y más contagios, pero lo peor, muertes y más muertes.

Desgraciadamente los reportes informativos diarios sobre la pandemia ya están más que politizados, si bien López-Gatell no puede salir con una actitud de derrota ante los resultados negativos, tampoco se ve bien que salga con una actitud positiva, en ocasiones casi triunfalista, pero ese es su trabajo, tratar de controlar los ánimos de un país que poco a poco se encamina a ser uno de los más afectados por una pandemia mundial totalmente inesperada, que el presidente de la República minimizó y que nunca se imaginó que lo iba a evidenciar, porque sus declaraciones nunca han correspondido a la realidad que se vive, desde un inicio lo tomó a la ligera y cuando tenía el “agua hasta el cuello” empezó a repartir culpas a través de Gatell, quien se ha convertido en su escudo y que lo va a mantener pase lo que pase, es algo que ya está hablado, de lo contrario, no manejaría los temas como lo hace.

Tal como lo ha hecho en cada uno de los temas nacionales, sea el que sea, el presidente de la República sigue tratando de  justificar su incapacidad con las pasadas administraciones, no hay ni para donde voltear, el caos y la desorganización prevalecen en cada acción del gobierno federal, recortes, disminución de los presupuestos, de los programas, desaparición de dependencias, y mucho más, todo por simples “ocurrencias”, López Obrador se atrevió a decir que está pandemia le vino como “anillo al dedo” para consolidar la “CuatroT”, cuando en realidad llegó en el peor momento para los mexicanos, son ya cinco meses de contingencia y este país aún no sabe a dónde va.

Algo más…

De nueva cuenta la “aguerrida” regidora de Movimiento Ciudadano, Marisol Carrillo Quiroga, arremetió en contra de la Secretaria Particular del Ayuntamiento de la capital, en menos de dos semanas ha hecho dos señalamientos en contra de Minka Hernández Campuzano, el primero, tal vez el más grave, ya que la acusó de tráfico de influencias ante la Fiscalía Anticorrupción, ya que al parecer su esposo, se benefició con la asignación directa de unos cursos de capacitación, con lo cual, él y el esposo de otra funcionaria municipal recibieron algo así como 10 u 11 millones de pesos, y aunque esto lo negaron ante los diferentes medios de comunicación, la última palabra la tendrá la Fiscalía Anticorrupción, pero cuando apenas se le había bajado el coraje a Minka, el día de ayer Marisol la acusó de no querer recibir a los policías que se ganaron a pulso la oportunidad de contar con una casa, estimulo promovido por la pasada administración y según Marisol, precisamente por eso se la pasa poniéndoles trabas a los valientes policías.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios