Opinión | Hambre vieja en la legislatura local

Que barbaros, los inútiles representantes populares  de la legislatura local, con mayoría de Morena, sin decir agua va se autorizaron un incremento salarial del quince por ciento, como si la economía familiar y las finanzas del estado estuvieran tan boyantes.

Una de las principales impulsoras de decretar el aumento salarial fue la presidenta de la junta de coordinación política del congreso, diputada Sandra Amaya, quien al someter a votación dicho incremento, dijo para luego es tarde, va el aumento a pesar que los empleados administrativos, sufran las de Caín para lograr pichurriento incremento salarial.

Y sus representaría bien gracias, ahora se quedaron esperando las despensas con “frijol con gorgojos”, como dice su jefe López Obrador.

Ojalá los ciudadanos, analicen los perfiles de los legisladores que quieren repetir en el cargo.

Para jugar con el presupuesto, y decir que no hay dinero y desaparecerlo para beneficio personal la diputada Sandra Anaya, se pinta sola.

Los legisladores, Otniel García Navarro; Iván Gurrola, y el colega quien verdaderamente maneja la oficina de prensa, desde el trono que le ofrecen ser de las confianzas de la coordinadora de la fracción de Morena.

Así las cosas en la desastrosa legislatura local, que afortunadamente ha echo todo mal y los electores ya saben elegir.

Los 25 legisladores, tendrán remuneraciones por 97 mil pesos más un “leve incremento”, en prestaciones que en da un total superior  los 115 mil pesos. Donde quedo la austeridad de la que habla el inquilino de Palacio Nacional, que ahora amenaza con desaparecer los organismos autónomos.

Las vacunas esperanza de vida para millones de mexicanos.

Aunque las cifras de contagios no baja y sigue el número de decesos, hay la esperanza que con la vacuna se cumpla con lo prometido por el gobierno federal.

Correo electrónico:

vista_politicastro@yahoo.com.mx

Puedes comentar con Facebook
Anuncios