Opinión | ‘Hay tiro’ en el PAN por la candidatura a la alcaldía

El pasado jueves fue un día de registros en el Partido Acción Nacional, según sus estatutos y sus tiempos, quienes aspiran a alcanzar la candidatura a la presidencia municipal, tenían hasta las 19:00 horas para llevar su papelería a las oficinas de este instituto político, ubicadas en la avenida Felipe Pescador, o enviarlas a través de alguna persona, tal fue el caso de José Antonio Ochoa Rodríguez, quien, al igual que cientos de duranguenses, es victima de la cuarta ola del Covid-19 en este inicio de año.

Cabe destacar que uno de los cuatro registros fue para cumplir las formas y evitar una serie de procedimientos, por lo que la disputa de este espacio quedó entre Ochoa Rodríguez, Alejandro Mojica Narváez y Jorge Salum del Palacio, estos dos últimos, de manera sorpresiva, pues poco se habló de su interés por encabezar la candidatura, de hecho Jorge Salum fue medido para la candidatura a gobernador, por cierto con buenos números, por lo que habría sido un buen contendiente de Esteban Villegas Villarreal, en el entendido que se elegirá al candidato entre el PRI, el PAN y el PRD.

Otro que se decidió de última hora fue el diputado Alejandro Mojica Narváez, y aunque reconoció que desde hace algunas semanas valoró esta posibilidad con su equipo de trabajo y con su familia, fue hasta el jueves por la mañana que finalmente tomó la determinación de registrarse, lo cual realizó acompañado de su esposa, de quien es su suplente, su tocaya Alejandra Terrones, joven destacada por su movilidad y por su aceptación entre la ciudadanía que ha sido un apoyo fundamental para el diputado local de Acción Nacional y que puede ser factor para alcanzar la candidatura a la alcaldía y posteriormente el triunfo.

Fiel a su manera de ser, Jorge Salum llegó prácticamente solo a su registro, acompañado únicamente por Mario Garza Escobosa y por Rogelio Alonso Vizcarra, quien es su suplente, arribó a las instalaciones del PAN a escasos minutos de que se cerrara el registro, y si se le agrega que antes de entregar sus papeles atendió a los pocos medios de comunicación que cubrieron los últimos dos registros, se puede decir que lo hizo al “filo de la hora”, despertando algunas suspicacias sobre si en realidad le interesa estar otros tres años al frente de la administración municipal.

A poco menos de ocho meses de que culmine su administración, Jorge Salum ha tenido que sortear al menos tres adversidades que no tenía contempladas antes de obtener el triunfo a la alcaldía y asumir su responsabilidad al frente del Ayuntamiento de esta capital, la primera de estas, la pandemia provocada por el Coronavirus, allá por el mes de marzo del 2020, posteriormente un accidente cerebro-vascular que lo afectó severamente en cuanto a su salud y a su estado físico, y aunque su condición física fue un factor determinante para su recuperación, aún no lo ha logrado superar del todo, y por último, la falta de recursos económicos, lo que le ha impedido ofrecer respuesta a las múltiples demandas y necesidades de la sociedad duranguense, y ni hablar del desastre financiero que le dejó en ese entonces el “Águila Enríquez”, hoy todo un “Tigre” al acecho de la candidatura de Marina Vitela, aunque esto es otra cosa.

Y quien a pesar de no estar presente, reunió a los panistas de renombre, José Antonio Ochoa, quien se perfila para obtener la candidatura, siempre y cuando se los permita Alejandro Mojica, pues aunque al parecer es Salum el que más “pinta” de los tres, parece que esta será una carrera de dos, y como en el PAN no se permiten “dados cargados” parece que “hay tiro”.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios