Opinión | Imparables los contagios de Coronavirus en esta tercera ola

En los últimos tres días, en el estado de Durango los contagios han superado la cifra de 300, y los sospechosos siguen incrementándose, fenómeno que no es privativo de esta entidad y que de nueva cuenta tiene en “jaque” a las autoridades del sector Salud, ante esto, el cambio de semáforo era de esperarse, de verde a amarillo, luego al naranja y próximamente, al rojo, mientras tanto, el proceso de vacunación continúa después de un sospechoso “atorón” que se dio precisamente después de proceso electoral del pasado seis de junio.

En esta ocasión, pese a la gravedad de la situación, las autoridades determinaron que no habrá cierre de actividades, ni Ley Seca, ni trabajadores “desde casa”, por el contrario, el presidente de la República esta empecinado en que se regrese a clases presenciales en el nivel básico a partir del 30 de este mes, sin importar el semáforo en rojo, ni que ahora sean los niños y jóvenes las principales víctimas del virus, y aunque faltan poco mas de 20 días para esta fecha, el pico de la pandemia se ve cada vez mas lejos de alcanzar,  el comportamiento del Covid-19 sigue siendo todo un enigma para la ciencia, pues apenas se estaba controlando, cuando surgió otra variante, más fuerte, más resistente y más contagiosa, a más de un año y medio del inicio de esta pandemia, pareciera que -al igual que un grupo de treintañeros que se fueron a vacunar a la Fenadu- seguimos en el mismo lugar.

Sin embargo, ahora las situaciones y preocupaciones son otras, lamentablemente la gente -después de meses- sigue sin atender las recomendaciones del sector salud, fiestas, sanciones, reuniones, viajes, eventos sociales y demás eventos que congregan números prohibitivos de gente siguieron adelante, las vacunas vinieron a relajar el comportamiento y el cuidado que se tenía cuando los contagios eran cuando mucho 10 por día, hoy, de nueva cuenta se hace el llamado a la prudencia, algo que cada día se tiene menos, prueba de ello, es que a pesar de las muertes de nuestros seres queridos, amigos, compañeros de trabajo y conocidos, pareciera que ya nos estamos acostumbrando a ello, tal como suele suceder cuando los hechos se repiten una, otra y otra vez.

Y por si fuera poco, el pasado jueves, día en el que se dio a conocer el nuevo decreto administrativo de las restricciones decretadas por el Ayuntamiento de la capital, se armó la polémica por el evento que se iba a realizar con motivo de la graduación de los alumnos del Instituto Tecnológico de Durango, programado para este viernes siete de agosto, ya que al parecer los organizadores ya tenían el permiso para realizarlo, es decir lo obtuvieron antes del cambio de semáforo, y como la ley no es retroactiva, nadie podía -salvo la conciencia de los estudiantes del ITD-  suspenderlo, ante esto, la esposa del gobernador del estado, Elvira Barrantes de Aispuro le pidió públicamente al alcalde “brincarse los lineamientos” e impedir este evento, algo que a final de cuentas ya no fue necesario, pues tres días antes a esta fecha, los alumnos ya habían decidido no realizarlo, inclusive, por lo mismo, ni permiso habían solicitado, por lo que todo quedó, para la anécdota.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios