Opinión | Improductividad

Oye Alter…; – ¡Ey! Esa es mi frase con la que empiezo siempre pinche pelón copión…-; ya vas a empezar de peleonero…; – pues es que oye, da coraje que siempre te agandallas todo y nunca reconoces el gran talento que yo tengo…-; y qué talento tienes si es que se puede saber, méndigo Sátrapa. – ¡Ujule! Pues no terminaría de decírtelos en un espacio; así que no jorobes y sólo reconoce lo que soy -.

No, pues topaste con pared mi estimado Parásito. Yo no suelo ser aplaudidor de nadie, ni tengo que reconocer a nadie y, mucho menos, he de hacerlo porque me lo estén diciendo; así que si deseas que yo haga eso, pues te vas a esperar sentado, o echado en una hamaca o, de perdis, tumbado en el pasto de algún parque público.

– Ya ves que eres bien culei conmigo…-; contigo y con todos lo que se lo merezcan Barbaján. No tengo ninguna necesidad de aguantarte, insisto, ni a ti ni a nadie, sólo por quedar bien. No soy como tantos que por aquí te muestran una “tierna” sonrisa, y en cuanto das la espalda te sueltan todo el veneno derivado de sus frustraciones, de sus resentimientos, de sus odios, de sus envidias, de sus incapacidades, de sus…; – ya párale we, me vas a matar con tantas desgracias.

Aunque yo creo que en parte tienes razón. Pero no conmigo, no seas ojeis. Yo llevo muchos años conociéndote y es aquí en donde entra uno de mis talentos, uno que debe ser reconocido mundialmente, ese que debiera ser replicado, ese que a pesar de todo lo que me haces y me dices, allí está… Presente siempre sin flaquear… fiel como el mejor amigo del hombre… qué digo como el mejor amigo del hombre… casi, casi como tu alma gemela…-; cálmate we, me vas a hacer llorar…; – ¿En serio Tío Lucas? -; Simona la Sensible. – Qué tierno mi cabeza rapada…-; me vas a hacer llorar… Pero de risa, porque ¡Ah! Como dices estupideces; tantas, que ya te lo he dicho, pareces un fiel ejemplar cuatroteriano, disfrazado de paladín…; – ¿De las libertades? -. No, de las peregrinadas.

– Neta que eres muy culei pinche Coco Liso; pero es ahí, en donde radica ese talento que tengo. Ser paciente y aguantar todas tus ofensas, tus improperios…-; es lo mismo ignorante…; – bueno déjame, necesito llenar el espacio we; aguanto tus humillaciones, tus malas caras, tus desprecios y todo lo que es capaz de emanar de esa alma tan negra que tienes para conmigo -. Mira nada más ¡Qué tierno muchachito! Que te compre quien no te conozca.

En serio pinche Alter. Muchas veces me he preguntado ¿Qué pecado viejo estaré pagando contigo? Y lo que más me pregunto: ¿De qué manera puedo deshacerme de este Zángano?  Y no la encuentro. – No manches we, tanto así me odias…-; pues no te odio, pero si me tienes hasta el copete. – ¿Cuál we? Si no tienes -. Lo ves…; – pero debe haber una razón para eso we -. Una no. Hay cientos Mequetrefe.

Para empezar, te la pasas metiéndote en problemas y, no contento con eso, te la pasas metiéndome en problemas. Siempre son problemas contigo. No eres una persona productiva, solamente te la pasas maquinando estupideces. Como dicen en mi barrio bravo, ni pichas, ni cachas, ni dejas batear. Eres un holgazán que se la pasa rascando las na…; – esas no we, casi ni tengo…-; no tienes narices…; – ¡Ah! Esas sí -. Lo ves. Nunca tomas la vida con seriedad.

Siempre andas de un lado a otro, haciendo como que haces y no haces nada; siempre andas presumiendo y cacaraqueándole a todo el mundo que tú eres quien hace todo. Siempre andas diciendo que tienes buena relación con medio mundo y por eso eres importante. Andas ahí presumiendo que por ti tengo tal o cual cosa; que gracias a ti pude obtener alguna mejora en mi vida y así por lo siglos de los siglos.

– No pues la verdad no entiendo…-; no entiendes que we…; – pues la neta no entiendo si te estás refiriendo a mí, o si te estás refiriendo a tus legisladores y legisladoras federales; ya ves que las doñitas, con todo respeto por ser damas, pero sin respeto por ser de lo peorcito que ha representado a Durango en el Congreso de la Unión, ya se quieren reelegir -. Ya ves mendigo Parásito. Siempre tergiversando lo que te digo. – Pues qué we, a poco no parece que en lugar de estarme señalando a mí, parece que estas describiendo a esas personas que no hacen nada, son improductivas; se la pasan presumiendo sus buenas relaciones con Juan de las Pitas; vienen a decir que gracias a ellas se hizo esto o aquello; y además, no sé si sea por los siglos de los siglos, pero por lo pronto amenazan con seguir mamado la ubre del erario otros tres años; bueno, eso si las dejamos we -.

Mendigo Pelafustán, siempre abriendo la bocota y luego yo soy el que debo arreglar tus barbaridades…; – no le saque pinche Cabeza de Aceituna. Y no sólo para las legisladoras tengo, están por las mismas circunstancias la senadora y senadores que, su única gracia, es ser aplaudidores y votadores de todas las pendejadas que les envía su “prejidente” -. Mira we, ya deja de decir tonterías y vámonos, te invito los de triplay pero ya cállate. – No le saque pinche Julián -. Ya vámonos. – Es urgente que se haga algo localmente para obligarlos a trabajar y que en verdad rindan cuentas, los que se van y los que entran, no que nada más van a hacerse we…-; que yaaaaa.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios