Opinión | Inicia diciembre con más frío, más reuniones y más contagios

A partir de día último de este mes, lamentablemente se vio un considerable incremento en el movimiento del Centro Histórico en esta capital, el tráfico ya empieza a ser más pesado a ciertas horas, en los centros comerciales y la zona centro se pude ver mucho más gente, familias de tres, cuatro o más integrantes, con o sin cubre bocas, ingresan a los diferentes negocios con la finalidad de realizar las compras navideñas, además se espera que la próxima  semana se empiece a pagar el aguinaldo, lo cual de manera irremediable aumentará el movimiento de gente en la ciudad, algo que las autoridades han tratado de evitar desde hace un mes, con el regreso al semáforo rojo, algo que –según las cifras- no ha tenido el resultado esperado, pues de 200 nuevos contagios de Covid diarios, no se ha logrado bajar.

Por desgracia, las muertes por el virus están a la orden del día, y como ya todos nos hemos podido percatar, el cirulo en nuestro entorno se cierra cada día más, cada vez son más frecuentes los conocidos o familiares que contraen la enfermedad, la mayoría de ellos, desconocen quién o como se contagiaron, ante la falta de pruebas o la tardanza de las mismas, no queda otra más que hacer suposiciones o hasta “adivinar” por donde les llegó el contagio.

En estos últimos días mucho se ha hablado y hasta especulado sobre lo que será el inicio del proceso de vacunación en México, es ahí en donde este país va a enfrentar su triste realidad, con un sistema de Salud que a estas alturas en la pandemia, desdeña el uso del cubre bocas, en vez de pregonar con el ejemplo, ahora se sabe que mientras que las grandes potencias ya adquirieron el doble o el triple de vacunas en relación a su población, en México esto está muy limitado, de manera obvia,  se ha anunciado que los primeros en recibir la vacuna contra el Coronavirus será el personal médico, pero lamentablemente esto no va a caminar como   la ciudadanía en general lo espera y lo desea, el gobierno federal, de una manera irresponsable, “ya echá las campanas al vuelo” hace cuentas más que alegres y va creando una falsa expectativa sobre el final de la pandemia, cuando esto no es así, paradójicamente, este tipo de declaraciones pueden provocar que la situación empeore, sería un error que se desbordara el entusiasmo cuando aún no se ha ganado nada.

Mientras tanto, después de una serie de modificaciones, las autoridades estatales y municipales tratan de cortar las cadenas de contagios que en las últimas semanas han incrementado de manera desmedida las cifras de personas afectadas y fallecidas, a pesar de esto, la pandemia no cede en Durango y vamos ya para un mes en semáforo rojo, aunque esto no es todo, tal vez lo peor esté por venir en esta temporada navideña, las temperaturas ya empezaron a disminuir, las enfermedades de tipo respiratorio traerán aún más complicaciones, y por desgracia, a pesar de las recomendaciones de las autoridades, y el poco sentido común de la gente, es casi seguro que las reuniones de todo tipo se van a llevar a cabo sin que nadie lo  pueda impedir, de esta manera iniciamos diciembre y según se ve, se cerrará el año con más contagios.

Puedes comentar con Facebook