Opinión | Inicia la etapa final de la Sexagésima Octava Legislatura

Con los tiempos del calendario electoral, ya dio inicio el proceso de cambios en el Congreso del Estado, en donde al menos la mitad de los actuales diputados han manifestado su interés por tratar de reelegirse, inclusive por otro distrito, o de plano, “tirarle” a lo grande, yéndose por una candidatura federal, quien inició con este proceso fue la diputada por el distrito XV, Gabriela Hernández López, quien ahora buscará el voto del electorado del IV, representando al partido Revolucionario Institucional.

La Sexagésima Octava Legislatura en el Congreso del Estado va a pasar a la historia como la legislatura del COVID, en la cual inclusive, una de sus integrantes falleció a causa de este terrible virus, que al parecer ha empezado a aminorar sus efectos a nivel mundial por los efectos de la vacunación, aunque según los expertos, será hasta el próximo año cuando se podrá “cantar victoria”, en uno de los problemas mas inesperados de este relativamente  nuevo siglo, que puso de cabeza a todas las naciones del mundo, incluyendo a las más poderosas.

El Palacio Legislativo no estuvo exento de los contagios, a pesar que desde el inicio de la pandemia se determinó que las sesiones serían virtuales, al igual que las reuniones de las comisiones, y que se disminuyó en un alto porcentaje la presencia de los trabajadores en este edificio, el virus encontró la forma de hacerse presente, de esta manera, desde el titular de Comunicación Social, secretarias, contadores, asesores y demás personal tuvieron que lidiar con los efectos del COVID, algo que a pesar del cambio de semáforo, se sigue haciendo, es decir, los protocolos sanitarios no se han relajado, y no se hará hasta que las autoridades sanitarias lo determinen.

En este marco, se hablará de falta de debate, de discusión, de compromisos, de acuerdos y hasta de capacidad, cuando en el terreno de los hechos esto ya no será posible, será imposible conocer la defensa que hubieran hecho de su partido los diputados morenistas que llegaron al Congreso del Estado gracias a la ola llamada AMLO, y que en otras circunstancias habrían llegado al Congreso como visitantes o espectadores de las sesiones, o que tal vez nunca hubieran tenido la inquietud de acudir a este lugar para quedarse a presenciar una sesión completa.

A pesar de todo, no se puede decir que los integrantes de esta legislatura no estuvieron a la altura de las circunstancias, se trabajó y se puso especial empeño en temas que demanda la sociedad, la violencia contra las mujeres, en contra de los menores, su seguridad, su protección y algunas otras iniciativas en favor de los duranguenses, ahora el panorama cambia por completo, los ataques, señalamientos y acusaciones estarán a la orden del día, en una batalla que se enfocará en contra de las acciones del gobierno federal, y por otra parte quienes lo defenderán a capa y espada, sin importar que se trate de ocultar los problemas que se enfrentan como país, los cuales -por cierto- no son pocos, inicia pues, la etapa final de la Sexagésima Octava Legislatura, la que el COVID va a marcar como digna de recordar, o de plano para el olvido.

Puedes comentar con Facebook