Opinión | La alianza que muere antes de nacer

Los partidos mueven sus piezas rumbo a las elecciones del 2021, la anunciada alianza PRI, PAN y PRD, no causó ninguna reacción social de buen ánimo, menos de triunfalismo. Lo peor, todo indica que su pretendida alianza se cayó en Nuevo León, todos querían la candidatura a gobernador y las alcaldías importantes. No llegaron a acuerdo, terminaron con esta posibilidad de sumar debilidades electorales.

Tampoco esta alianza “rara”, despertó gran motivación entre panistas, reacios a aceptar ir con el PRI; tanto en Nuevo León, como entre dirigentes estatales, diputados y senadores, se escuchan voces discordantes que chocan con la euforia del dirigente nacional del PAN.

Lo menos que han dicho los disidentes a esta alianza, es que el PRI sigue siendo el mismo partido, con sus mismas mañas, el que les hizo muchas malas jugadas, al que han combatido históricamente. 

Razón les sobra a quien argumentan esto, ya en otros intentos de alianza entre PAN y PRI, se hablaba de alianza antinatura, que era como mezclar agua y aceite. Quienes argumentaron esto, no se acuerdan, les dio amnesia, renuncian a sus principios, se doblegan con el fin de ganarle a Morena y a sus aliados.

No sabemos aún cuales vaya a ser las consecuencias de esta alianza fallida en el país, quizá esta posibilidad la empiecen a tumbar los propios panistas, se caiga en cadena como piezas de domino. Estaríamos ante el escenario de ver morir una alianza antes de nacer.

Tiene razón el dirigente nacional del tricolor Alejandro Moreno cuando dice que buscan alianzas electorales, no ideológicas, es normal, hace tiempo el PRI tiene indefinición ideológica, lo que le queda es el puro pragmatismo. Con baja aceptación social, según todas las encuestas, todo lo que obtenga es ganancia, por eso, que se ponga exigente es un absurdo. 

El partido que avanza y no dudaríamos en pensar que pudiera ocupar el segundo lugar en votación desplazando al PAN y al PRI, es el partido de Partido de Movimiento Ciudadano (MC). Esta pirateando de todos los partidos, fundamentalmente al PRI y PAN, se ha llevado buenos liderazgos.

Por cierto, quienes tienen cerca de dos décadas   pegándoles a López Obrador, y, terminan fortaleciéndolo. Diariamente hablan de su derrumbe, de la caída estrepitosa del país, del fracaso de su gobierno. Sus elucubraciones las sustentan con la lectura económica fantasiosa, que está en puerta el golpe de estado, que Morena está muy dividido. 

La derecha insiste en que repetir una mentira termina por ser creíble, pero ya tienen años de mentir y no avanzan, una derecha rupestre que se quedó en las estrategias comunicacionales de la Alemania Nazi de 1935, solo refleja su atraso mental de cien años.

Leí un texto con el que coincido, la derecha tanto del PRI como del PAN están aterradas ante el rechazo que tienen y la preferencia que hay de Morena. Intentan disfrazar su preocupación con el alarde de que van muy bien, lo que termina por provocar sonora risotada. O No.

Puedes comentar con Facebook