Opinión | La Cachimba

EXIGENCIA… En la Ciudad de México, que está en semáforo rojo, los dueños y trabajadores de restaurantes iniciaron una serie de protestas en las que exigían la reapertura aunque sea parcial de sus negocios, a cacerolazos y al grito de “abrimos o nos morimos” finalmente se les permitió abrir bajo determinadas condiciones de espacio, horarios, etcétera.

FIESTA… En Durango, en semáforo naranja, ha captado los reflectores un movimiento que realizan quienes trabajan en el sector de los eventos sociales para demandar también la reapertura de sus actividades. Y es que se trata de un sector que incluye no solo a los propietarios de salones de fiestas, sino también a los que rentan mobiliario, quienes elaboran banquetes, meseros, músicos, floristas, decoradores, sonideros y hasta quienes rentan trajes o vestidos y los proveedores de todos ellos.

VERDE… Al parecer ya están negociando, buscan opciones, pero todos están de acuerdo en que la mejor e incluso la única solución efectiva, tanto para ellos como para prácticamente toda las actividades, es llevar a Durango al semáforo verde, es decir evitar al máximo los contagios del coronavirus; pero para lograrlo se requiere la participación de todos, como se ha necesitado desde el primer día de la pandemia pero que no se ha logrado por la indolencia de una parte de la población.

TRIBUNALES… Hace tiempo que los procesos electorales se han judicializado, de modo que prácticamente siempre la última palabra de las elecciones la tienen que dar los tribunales; pero ahora ya no solo sobre los resultados sino que ahora los tribunales deben decidir también sobre otros asuntos, como la designación de candidatos y como está ocurriendo ahorita, sobre la procedencia o no de las coaliciones.

PROPAGANDA… Ocurre que los participantes en las elecciones han encontrado que al impugnar las acciones de sus contrincantes, pueden entorpecerles sus campañas o por lo menos hacerles ruido y distraerlos a base de demandas y litigios. Incluso hay quienes acuden a los tribunales hasta como estrategia de propaganda, impugnan a ver si pega, por mero trámite o simplemente para ganarse algún espacio en los medios.

JUSTICIA… Pero también es claro que acudir ante los tribunales es un derecho y pueden ejercerlo libremente, sobre todo en aquellos casos que desde luego existen, en los que se cometen irregularidades o faltas las cuales deben ser sancionadas o corregidas para mantener la equidad, la legalidad y los demás principios de la democracia.

Puedes comentar con Facebook