Opinión | La Cachimba

CAMPAÑAS… Tal vez porque son más o quizá porque lo están haciendo mejor, pero se ha notado el arranque de las campañas a diputados locales, aún y cuando aún hay candidatos de algunos partidos que todavía no han dejado ver su activismo. Por lo pronto ya andan en las calles pidiendo el voto, ya están publicando sus fotografías y ya han comenzado a posicionar algunos temas de lo que serán sus propuestas.

PELIGRO… Claro que en esto de hacer campaña hay extremos, como el evento musical multitudinario convocado por un candidato, pues queda claro que los asistentes irán a escuchar a los músicos y para nada les interesan los candidatos; evento que es señalado por sus contrincantes como de alto riesgo de contagios de Covid-19.

LAVADO DE MANOS… Lo sorprendente es que, habiendo reglas, protocolos y acuerdos administrativos que prohíben expresamente este tipo de eventos estando en semáforo amarillo, haya salido algún funcionario a declarar que la autoridad no cumplirá con la ley, no impedirá eventos masivos y ni siquiera hará algún extrañamiento y no protegerá a los ciudadanos “para evitar algún señalamiento político”.

DESESPERACIÓN… En el otro extremo, una candidata sale a declarar, incluso a proponer que se cancelen todas las campañas y hasta las elecciones; desde luego ella sabe que eso es imposible y que hay formas de hacer campañas con seguridad, pero la desesperación por atraer algún reflector es mucha y en este caso le funcionó, pues cómo dicen los reporteros: dio nota.

PRESENTES… Pero en este arranque de campañas sí hubo una verdadera demostración de cómo proteger a las personas y al mismo tiempo estar en contacto con ellas; cómo realizar un evento masivo y guardar la sana distancia. Fue en el acto de Alejandro Mojica, quien reunió a cientos de simpatizantes en 87 comités, todos conectados en un evento virtual mientras de manera presencial lo acompañaban los representantes de los tres partidos que apoyan su candidatura, PAN, PRI y PRD.

NEGRAS… Y algo que tampoco iba a faltar desde el primer día de las campañas, son las contracampañas o campañas negras; gente que desde el anonimato, aprovechando las redes sociales, está invirtiendo tiempo, creatividad y dinero en atacar a determinados candidatos. Y todo indica que esta forma de incidir en las elecciones, lejos de controlarse cobrará fuerza de modo que vendrán las calumnias y las difamaciones. Lo malo es que cuando haya alguna denuncia o revelación seria, será difícil reconocerla entre tantas descalificaciones.

Puedes comentar con Facebook