Opinión | La Cachimba

GABINETE… Dos directrices fueron trazadas con bastante precisión por el gobernador electo Esteban Villegas, y ambas tiene que ver con la conformación de su gabinete. Tradicionalmente los cargos en una administración se han asignado a cuadros que se han distinguido en el proceso de postulación y en la campaña, además de servir para compensar o pagar facturas a quienes se sumaron, a quienes declinaron y a quienes se disciplinaron.

NOMBRAMIENTOS… La primera directriz trazada por Villegas Villarreal es que al día de hoy el único cargo que ya está comprometido es el de la presidencia del DIF Estatal, aparte de ese no hay ni una sola designación, compromiso o acuerdo. Los comentaristas y opinadores estarán atentos a la integración del comité de recepción del gobierno, porque usualmente los que reciben cada área, suelen quedarse como titulares o segundos al mando en esos espacios.

TOTAL… La segunda directriz es que todos los cargos de primer y segundo nivel serán completamente renovados; y aunque eso es un valor entendido, los que entienden de política han leído que eso podría significar algo más amplio. De modo que se cambiará a secretarios, directores, subsecretarios y subdirectores; pero no será extraño que por cortesía presenten sus renuncias o se les pida a algunos, a muchos o a todos los mandos medios. Y no sería la primera vez que ocurra.

ALIADOS… Algún gobernador había explicado como natural, el nombrar a sus amigos en los cargos públicos “ni modo que gobierne con mis enemigos” habría dicho. Y efectivamente es natural, amigos y aliados, pero en épocas más reciente se ha buscado matizar incluyendo a personajes prestigiados de la sociedad civil en algunas posiciones.

CHAMBA… El problema es cuando muchos “colaboradores” de la campaña se sienten con derecho a recibir un hueso; se ha mantenido la idea de que trabajar en la campaña ganadora es garantía de chamba y, desde luego así pasa sin que sea obligatorio. Lo interesante será en la administración estatal entrante, en la que el compromiso es un gobierno de coalición lo que significa que en los cargos se incluirá a gente de PRI, PAN y PRD… y nunca hay suficientes carteras para todos los que creen que se lo merecen.

COALICIÓN… Lo razonable es que para armar ese gobierno de coalición, seguramente se tendrán cortesías políticas, si no en consultar, sí al menos en comunicar decisiones a los dirigentes de los partidos, y ya se sabe que la cantidad de funcionarios de una u otra militancia se determinará en el porcentaje de votación que cada partido obtuvo en la elección.

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios