Opinión | La Cachimba

SOBREOFERTA… Finalmente el Tribunal Federal Electoral aprobó el nacimiento de otros tres nuevos partidos: Redes Sociales Progresistas impulsado por Elba Esther Gordillo; Fuerza Social por México de Pedro Haces y Encuentro Solidario, que vienen a engrosar el sistema de partidos que actualmente lo constituyen siete organizaciones y con esto suman un total de 10 que representan una sobreoferta.

¿OPCIONES?… La pregunta que nos hacemos es si realmente aumentan con este gran número de partidos las opciones políticas y la representación de la sociedad. Un gran porcentaje de ciudadanos no simpatiza con ningún partido político, tiene una mala percepción de los mismos. De ahí el reto y principal obstáculo que enfrentan, quitar esta percepción y convencer que son confiables para los ciudadanos sedientos de buenos resultados.

CONFIANZA… Ello representa un riesgo para los partidos políticos nuevos, pues por una parte tendrán que alcanzar por lo menos el 3 por ciento de la votación válida emitida en las próximas elecciones para no convertirse en partidos satélites, y por otra enfrentar el reto de generar la confianza de que sus propuestas son viables y que se pueden traducir en realidad.

ELECTORES… Esta sobreoferta de partidos, hostigará a la ciudadanía preocupada por temas como  salud, economía y seguridad. En la próxima elección de 2021 habremos de estar atentos si la claridad y contundencia de los mensajes y acciones de los partidos convencen a 91 millones de electores de los cuales 47 millones son mujeres y 26 millones son jóvenes.

RESISTENCIA… Ya se veía venir; tan pronto se anunció el inicio de construcción de obras se pusieron en acción los detractores, quienes desean obstaculizar esos trabajos aunque las razones del rechazo no son del todo claras. En el caso del puente Francisco Villa los que se oponen dicen defender el ambiente, pero el grueso de los ciudadanos ya no se lo creen.

PADRINOS… Los opositores han quedado evidenciados como un grupo de presión con intereses políticos. Ya se resolvió conservar los camellones y zona arbolada, por cada árbol que se retire se plantarán 10, hay obras complementarias amigables con el ambiente, en la realidad los “ecologistas” o “ambientalistas” ya no tienen gran cosa que reclamar, a menos que se trate de un movimiento manejado y apadrinado con turbios intereses.

Puedes comentar con Facebook