Opinión | La Cachimba

FUERZA… El segundo día del semáforo rojo reporta una evaluación algo mejor en el ánimo de los ciudadanos; menos establecimientos abiertos, no se instalaron tianguis, al menos los más grandes y acciones de autoridad ejerciendo sus atribuciones para hacer respetar las normas; por un lado inspectores cerrando algunos establecimientos así como el uso de la fuerza pública para dispersar una manifestación.

DERECHOS… Hay quien dirá que los manifestantes desalojados de la Unidad Administrativa protestaban pacíficamente, pero no, deja de considerarse pacífica cuando bloquean el acceso a los demás ciudadanos y les impiden el ejercicio de sus derechos y libertades. Una cosa es que se expresen, que pongan mantas o pancartas, que hagan ruido ante la autoridad, pero otra muy distinta es cuando se afecta a terceros.

COSTUMBRE… Claro que en eso de las manifestaciones, la práctica usual ha sido que se tolera el exceso, pues durante décadas, cualquier grupo de diez o más personas ha podido cerrar calles y hasta tomar edificios con total impunidad. La Constitución y la Ley permiten la libre protesta y la manifestación pero en ninguna parte se permite que eso se haga con bloqueos. El problema es que se ha normalizado el exceso y la impunidad.

JALONEOS… Y en el caso de la Unidad Administrativa hubo jaloneos, incluso cinco de los manifestantes fueron detenidos, lo cual puede parecer innecesario pero, se les invitó a retirarse o por lo menos a permitir el acceso del público. Eran los dueños de gimnasios que pedían que se les permitiera abrir, aunque sea a la cuarta parte de su capacidad.

DIPUTADA… Y también es noticia la vinculación a proceso de una conocida abogada; no debería generar revuelo, salvo por el hecho de que ella es exdirigente de uno de los colegios de abogados locales y es actualmente diputada federal suplente, por Morena. Se mantiene desde luego la presunción de inocencia, por lo que cualquier referencia a ella sería como Martha “N”.

PROCESADA… Los cargos contra la diputada federal suplente incluyen agresión y amenazas ¡contra su hija! Y el caso es que tanto el Ministerio Público como el juez de control encontraron que había elementos y pruebas suficientes, primero para integrarle una carpeta de investigación, luego para consignarla y ahora para vincularla formalmente a proceso y dictarle medidas precautorias.

Puedes comentar con Facebook