Opinión | La Cachimba

ROJO… El gobierno federal ya había anticipado que Durango permanece en semáforo rojo por lo menos hasta el siete de diciembre, siempre y cuando sigan bajando la movilidad, los contagios y los fallecimientos. Y aunque en esta materia prevalece la autoridad estatal, los indicadores hacen obligado mantener por más tiempo las medidas enérgicas.

APERTURA… Y como lo habíamos previsto en este espacio, aún con semáforo rojo habrá cierta flexibilidad en algunas áreas de modo que se permitirá la apertura de establecimientos comerciales pero con restricciones, especialmente en horarios.

EXPERIENCIA… Al parecer, lo único que logra conmover y convencer a los más reacios a cumplir con las normas sanitarias es cuando viven la enfermedad en carne propia en un ser querido; más aún cuando pierden a alguien cercano como alguno de sus padres, hermanos, hijos o amigos.

SUFRIMIENTO… Pero aún más conscientes del peligro son los trabajadores de salud, especialmente médicos y enfermeros que ven muy de cerca el sufrimiento, que están viendo gente morir y que entienden de los estragos, del daño físico, de la afectación emocional, del dolor y de la imposibilidad humana de salvar a todos.

CAMPAÑA… Por eso algunos de los trabajadores de salud estarán compartiendo sus testimonios para decirle a la gente lo que han visto, lo que saben de primera mano para tratar de hacer conciencia en quienes aún se resisten o no han entendido. Escuchar esos testimonios será posible gracias a una campaña que habrá de promover el Consejo Estatal Ciudadano.

CERRADO… Para otros años, en estas fechas habría ya una nutrida procesión de peregrinaciones al Santuario de Guadalupe; este año se confirma que no habrá tales expresiones de fervor religioso ni en los días previos ni el mero día 12 de diciembre. No hay tampoco ensayos de los grupos de danzantes y luego de muchos años de construcción, será el primer festejo a la Virgen en el nuevo templo, pero será a puerta cerrada.

Puedes comentar con Facebook