Opinión | “La cosas que veredes, Sancho amigo”

Se acerca el veredicto final del seis de junio, en las próximas dos semanas, se moverán las piezas del ajedrez político, intentando los partidos fuertes, consolidar y aumentar sus ventajas, y, debilitar a sus oponentes.

Hemos visto cómo en los estados en donde prevalecen los espacios de incertidumbre, los candidatos declinan a candidaturas y partidos, para cambiarse con quienes consideran podrían ganar.

Así, En Sonora, un candidato de Movimiento Ciudadano se cambia al PRI, el MC declara que nunca autorizó este cambio, mientras qué, en Sinaloa, un candidato del partido Verde se cambia a Morena.

El llamado grupo de gobernadores federalistas tiene fuerte desgaste. El gobernador de Jalisco, callado ante la posibilidad de que pierda los municipios de; Vallarta, Tlaquepaque, Zapopan, y Guadalajara. Prefiere replegarse y callar.

Los impactos electorales en Tamaulipas con el caso de Cabeza de Vaca, aún no se tienen medidos, otro gobernador federalista que se vino a pique y ahora anda a salto de mata. 

En Durango, hay una filtración en la que se afirma que el gobernador Aispuro y algunas de sus funcionarios son investigados por la Unidad de Inteligencia Financiera por supuesto mal manejo de recursos. No hay fuente, la vocería del gobierno del estado no ha emitido ninguna opinión, tampoco la Unidad de Inteligencia Financiera, por lo que se maneja como trascendido.

En este tema, tampoco candidatos ni partidos han emitido opinión alguna, como tampoco en relación a los primeros lugares de corrupción que ocupa Durango según el INEGI. Todo ello es tema de cafés, y Redes Sociales, lo cual lo hace tema público.

Las encuestadoras siguen sacando sus muestreos y percepciones. Hay cierta coincidencia a considerar que Morena obtendrá la mayoría, la polémica si será calificada o absoluta, en todo caso, Morena tendrá que entrar a la negociación con grupos parlamentarios aliados para no tener problemas con las curules que le permitan continuar con el proyecto de la Cuarta Transformación. 

En los escasos quince días previos al día de las elecciones, veremos otros movimientos importantes en el ajedrez político que irán más allá del gambito de la dama. Surgirán escándalos que llevarán al desgaste de última hora a candidatos y partidos. En un clima de violencia, esperemos que no ocurran más asesinatos, pero no se descartan.

Por cierto, en relación a la violencia creciente, seguramente estamos de acuerdo en que quien la comete es el crimen organizado, con mucho poder de fuego, con vínculo con políticos, que mueve candidatos, que pone dinero para campañas, que está presente en una variedad de giros, que van desde el tráfico de drogas, hasta el tráfico humano en todas sus modalidades.

Si estamos de acuerdo en esto, también lo estaremos en que estas organizaciones delincuenciales no se hicieron en dos años, ni en tres, ni en una década. Su nacimiento y evolución tiene muchos años, cuando el PRI y el PAN compartían el poder, y no solo eso, también una gran parte de sus políticos parte de este entramado.

Estamos inmersos en un proceso electoral lleno de escándalos, de sucesos insólitos, de cinismos; inmersos en la imparable crisis política, en donde participar, ya es una vacilada. Partidos y candidatos caminan a la sombra del rechazo. Así las cosas, en estos quince días, “La cosas que veredes, Sancho amigo”. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios