Opinión | La derecha, fracasa una vez más

Durante el sexenio de Felipe Calderón, los americanos realizaron el operativo rápido y furioso, el paso de cientos o miles de armas de alto poder por la frontera hacia nuestro país. La idea era seguir el rastro de las armas y encontrar a los jefes del crimen organizado. El operativo salió de control, las armas sirvieron para matarse entre delincuentes, pero también, a ciudadanos víctimas de la violencia.

El gobierno de México nada supo de este operativo, hasta que como consecuencia de dos agentes de estados unidos asesinados con disparos de éstas mismas armas, se descubrió todo. Pese a la violación a la soberanía nacional por parte del gobierno de Estados Unidos, Felipe Calderón calló.

Seguramente en los archivos de la Secretaria de Relaciones Exteriores existen más casos de este tipo de arbitrariedades que han ofendido a nuestro país, ante el silencio de los gobernantes que incluso llegaron a trabajar para Estados Unidos Como Luis Echeverría, Gustavo Díaz Ordaz, y, altos funcionarios de seguridad como Genero García Luna, lo cual documenta en su libro “El Licenciado” de J. Jesús Lemus.

Un mes después de la detención del General Salvador Cienfuegos en Estados Unidos, las autoridades le retiran cargos, lo entregan a las autoridades de México para que se le siga proceso. La derecha lo usó para una ofensiva contra el presidente López Obrador y su gobierno. 

Como siempre, dentro de juicios totalmente especulativos, producto de mente enfermas de frustración, inventaron cualquier cosa: Que era una papa caliente para el gobierno de Estados Unidos y se la regresaba a México. Que el Ejercito había ejercido presión para obligar a López Obrador pedir que le levantaran los cargos, que era un arreglo para que López Obrador lo dejara en libertad en México, que seguiría la impunidad. Entre otras barrabasadas, con el sueño dorado de la derecha, enfrentar al ejército contra el presidente.

Hoy se sabe todo, el gobierno de Estados Unidos, acostumbrado a violentar todo tipo de acuerdos con nuestro país, ante el silencio traidor de nuestros ex presidentes, intentó hacer lo mismo. Detuvo al General Cienfuegos en California, lo trasladó a Nueva York y se dispuso a abrirle proceso. 

El gobierno de López Orador, a través de la cancillería, envió una enérgica nota diplomática por este asunto al gobierno de Estados Unidos. Ante un posible conflicto diplomático, en donde México tenía la razón, las autoridades estadounidenses optaron por levantar los cargos al General Cienfuegos, entregarlo a las autoridades mexicanas.

El presidente López Obrador dice que no habrá impunidad, que se actuará conforme a derecho, La derecha se anotó otro fracaso más, los midió el ejercito como vulgares provocadores, el gobierno de López Obrador se fortalece al hacerse respetar por Estados Unidos, y garantizar soberanía nacional, esto lo sabrá el pueblo de México, lo cual representa un triunfo de la diplomacia mexicana. O no.

Puedes comentar con Facebook