Opinión | La falta de rumbo de la Barra Mexicana Colegio de Abogados

Juan Carlos Chávez

El pasado sábado seis de agosto, se cumplieron dos años de la protesta que realizó -en aquel entonces- presidente de la Barra Mexicana Colegio de Abogados, Gustavo Gamero Luna, en las afueras del Tribunal de Justicia del Estado por la manera en la que se conducía su presidente, el cual por cierto ya no es el mismo, pues a final de cuentas se dio el cambio que tanto pidieron los integrantes de este colegio.

Pero ¿Por qué es significativa esta fecha? por la manera en la que concluyó la protesta, pues los abogados decidieron prenderle fuego a una camioneta, motivo por el cual el licenciado Gamero y varios de sus compañeros fueron detenidos, esposados y llevados a la Fiscalía, hecho que quedó marcado en la historia de esta ciudad y que los abogados van a recordar a partir de este sábado, toda vez que hace un año, las condiciones de la pandemia impidieron que se reunieran, tal como lo hicieron en esta ocasión, justamente frente el tribunal.

Según lo expresado por varios abogados, las condiciones para este gremio no son las mejores en la actualidad, si ya de por si se enfrentaba una difícil problemática antes de la pandemia, en cuanto al trabajo y a la seguridad de los litigantes, la contingencia sanitaria vino a empeorar las cosas, si bien reconocen que hay un cambio en el Poder Judicial con la llegada de Ramón Guzmán Benavente, aún falta mucho por hacer para dignificar la labor que realiza el llamado foro jurídico, pero no solo esto, ya que aseguran que los abogados necesitan más apoyo de su dirigencia, más solidaridad en los propósitos para que las acciones que los impulsan cobren realidad en todas las tareas que les corresponden, según lo señaló el experimentado abogado José Montaño, quien estuvo presente también en esta manifestación -en esta ocasión- pacífica.

Y es que, a decir de los abogados, la actual dirigencia de este colegio ha dejado mucho que desear, las acciones en favor del gremio no se ven por ningún lado, no existe una representatividad de uno de los colegios que por sí solo debe de tener el peso específico que le otorga estar al servicio de la sociedad, los abogados siempre fueron tomados en cuenta por los diferentes niveles de gobierno por la labor que desempeñan en asuntos vitales para el buen gobierno, sin embargo, hoy están prácticamente marginados, y de no ser por la representatividad del Poder Judicial, ni se les menciona, este colegio cayó de manera estrepitosa desde el cambio en su dirigencia, se convirtió en un organismo bastante apático, sin protagonismo, al margen del bien y del mal, ni son fríos ni son calientes, ni hacen, ni dejan hacer, se aproxima un momento político muy importante en el estado como lo es el cambio en los 39 Ayuntamientos y en la gubernatura, y de los abogados nada se sabe, cuando pueden ser un contrapeso, no llegan ni a ser ni siquiera aliados, ahora solo reata esperar a ver si se deciden jugar algún rol protagónico que los saque del pantano en el que se encuentra un gremio que no merece a la dirigencia actual.

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
1
Shares
Related Posts