Opinión | La foto

Resplandor entre rejas XXXVIII

-¿Cuántos años tienes?  * Dieciséis. -¿Cuánto llevas en el CERTMI? * Siete meses. – ¿Por qué estás aquí? * Por inhumación y exhumación. Rascamos una tumba y sacamos los cuerpos y nos tomamos fotos. – ¿De puro relajo? * Sí, puro cotorreo, andábamos en la peda.

– ¿En dónde fue? * En el panteón de Gómez Palacio, a un lado del cerro de Pancho Villa. – A quién se le ocurrió. * Pues andábamos yo y otra morra… Andábamos pisteando y topamos a unos batos allí dentro y nos dijeron que fuéramos a una capilla y que iba a haber cuatro monjas y dos sacerdotes o algo así, y ya nos pusimos a rascar las tumbas y ahí en esas tumbas había cajas con brujería y notas de maldición y todo ese rollo.

Y un bato nos contó la historia y nos pusimos a sacar los cuerpos; sacamos uno de un niño y nos tomamos fotos con él y pues ya… Las subimos al internet y después de dos o tres meses nos agarraron y  pues valió queso todo… Por ese motivo estoy aquí.

– ¿Cuánto tiempo te dieron? * Todavía no me dan sentencia. – ¿Hace cuánto fue? * Hace como un año más o menos. – Y todavía no tienes sentencia. * No, pero ya llevo siete meses aquí y me agarraron como a los tres meses después de que había hecho eso y todavía no… No me sentencian.

– ¿Caes tu solo o también las otras personas? * Caí yo y una morra, pero la morra no sé qué haya pasado con ella; creo no la metieron presa. * ¿Nada más a ti? – Sí, todo por subir la pinche foto al internet.

– ¿Quién la subió? * Los compas que nos tomaron la foto. – A ellos no los agarraron. * Pues no, es que fue como un plan con maña porque nomás a nosotros nos tomaron la foto y ellos no. – Ellos les tomaron a ustedes. * Sí y la subieron como anónimos.

– ¿Qué hacías allá afuera? * Estudiaba y trabajaba. – ¿Qué estudiabas? * Estudiaba la prepa. – ¿En qué trabajabas? – En una fábrica de metales… En una fundidora. – ¿Qué hacías ahí? * Estábamos en el toldo. – ¿Qué es el toldo? * Un toldo es donde van y funden el metal.

– ¿Qué te deja esto? Por un momento de cotorreo haberte llevado a perder tu libertad. * Pues más que nada es una experiencia que yo creo tuve que haber pasado. Por un mal momento para darme cuenta de que no nos deja nada bueno andar ahí en la calle haciendo desmadres. Fue para ver que se sentía; pero me llevó a una gran experiencia de este lugar.

– ¿Qué te llevas? * Pues saber que no por andar ahí de cotorreo vamos a ser mejores personas; y pues que digan no… Mira ahí van los que sacaron el cuerpo del panteón. – Creías que eso te iba a dar popularidad. * Sí, algo así por el estilo. – Y ¿Sí te la dio? * Jajaja, pues me dio popularidad… Pero aquí en el bote.

– De tus compañeros aquí en el CERTMI, qué ha sido lo que has aprendido de ellos. * Pues que hay muchas personas que, aunque les pase lo que les pase, no van a entender y hay otras personas, como yo, que tienen que pasar por algo así para que agarren la onda ya… Para que se den cuenta de que la vida no nomás es andar de cotorreo.

– Tus padres qué hicieron después de saber lo que habías hecho. * No pues se agüitaron gachote. – No te vienen a ver. * No, allá muy retirado cuando vienen. Cada dos o tres meses. – ¿Te agüita eso? * Sí pues cada vez que hay visita paso y  veo a mis compañeros y pues me pongo a llorar y a reflexionar.

– ¿Extrañas mucho a tu familia? * Sí extraño mucho a mi familia, pero me doy cuenta de que hay que apreciarlos allá afuera; porque estando aquí encerrado pues está gacho, te das cuenta de muchas cosas que desperdiciaste allá afuera.

– ¿Los extrañas mucho? * Más a mis hermanas. – ¿Cuántas hermanas tienes? * Dos. – ¿Más chicas? * Sí, más chicas. Una de seis y otra de tres.

– Y bueno, después de lo que hicieron con el cuerpo, le toman una foto y qué hacen. * Pues ahí la verdad no me acuerdo, porque aparte de que andábamos pisteando, andaba bien chemote no… Nos aventamos unas LCD; andábamos bien locos y la verdad no me acuerdo lo que paso con el cuerpo. – ¿El LCD es una droga? * Simón, son unos ácidos, andaba hasta arriba con todo un poco, LCD, con la bolsa del chemo.

– Desde cuando empezaste a tener contacto con la droga. * Desde los trece años, empezó por curiosidad… Con la gente que me juntaba. Empecé con el cigarro y luego la cheve, la mariguana y de ahí como va; pasé por todo desafortunadamente.

– ¿Cómo conseguías la droga, sólo con tu trabajo? * Pues me regalaban todo. – Y crees que fue un buen regalo. * Pues no. – Y ahora que puedas salir qué es lo primero que harás. * Lo primero que voy a hacer es darle gracias a Dios por haberme dado una segunda oportunidad, y darle gracias a mi familia; y pues a echarle fibra allá afuera… Echarle ganas con mi familia y sacarlos adelante y superarme yo.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios