Opinión | La fuerza popular se mantuvo y se impuso

Sin duda las pasadas elecciones fueron históricas, es continuación del proceso electoral del 2018, guardando las proporciones ya que ninguna elección es igual, los partidos con ligeras variantes, tuvieron los mismos resultados. Morena con menos diputados federales, pero con más gubernaturas y congresos estatales. PAN, con menos gubernaturas, subió algunos escaños en la cámara de diputados. PRI, salió muy lastimado, con menos gubernaturas, menos congresos estatales, y algunos diputados más. EL PRD, un moribundo político.

No deja de llamar la atención, el esfuerzo del PAN y hasta el PRI, por argumentar que no perdieron las elecciones y hasta afirman que están más fuertes que nunca para ganar el 2024. En los primeros resultados, cuando el PAN confirmaba triunfos en las alcaldías de la ciudad de México. Voceros de facto de la alianza “Va por México”, salieron a Redes Sociales a dar el triunfo al Prian, donde nunca lo tuvo, y, decir, que Morena había perdido mayoría en el congreso. Así lo dijo Carlos Loret de Mola, después, guardó silencio

Luego apareció el triunfalismo de Marko Cortés, hasta el de Ricardo Anaya. Conforme avanzaba los resultados preliminares, la euforia de la derecha se diluía, a las once de la noche, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) Lorenzo Córdoba, les daba la puntilla, había sido derrotados por Morena y sus aliados prácticamente en todo el país.

Aun así, salen esporádicas exclamaciones de un triunfo que no existe. Al Partido Acción Nacional (PAN), le tuvieron que poner los pies en la tierra el gobernador de Chihuahua, Javier Corral; el senador Gustavo Madero, quienes aceptaron la fuerte derrota electoral de la alianza de derecha y pidieron que no se diga que ganaron porque es hacer el ridículo. Es un auto engaño pensar que el PAN le ganó a Morena, dice Javier Corral.

De los 19 congresos de los estados que ganó Morena, en doce obtuvo más del 70% las curules, clara mayoría parlamentaria en más de la mitad del territorio nacional. En Campeche, después de siete décadas de tener el poder gubernamental el PRI, es derrotado Por Laida Sansores de Morena.

En la historia política de México, no se había visto una alianza como la que le disputo a Morena las elecciones: Empresarios poderosos lidereados por Gustavo de Hoyos y Claudio X González. Medios de comunicación en ataque permanente destacando Reforma, Milenio, el Financiero y hasta medios extranjeros como la revista inglesa Economist, CNN y otros. Se sumaron en los días previos a la elección, algunos cardenales lidereados por Onésimo Cepeda, y hasta recibieron recursos de la embajada de Estados Unidos para calumniar, falsear, y pagar teorías catastróficas culpa del presidente López Obrador y de su partido, Morena.

No obstante, la fuerte alianza de derecha, la fuerza popular de Morena se mantuvo y se impuso. Si la derecha no es capaz de entender que su método de guerra sucia es equivocado e inútil, no hay nada que hacer, ya su aliado el PRD y el PRI, han empequeñecido su presencia en el escenario político. El PRI se conforma con ser partido bisagra, en donde tomará la decisión de aliarse con Morena para formar parte de la mayoría legislativa en el congreso de la unión, o seguir en una alianza con el Partido Acción Nacional sin más posibilidades que el blof y las elucubraciones que puedan estar tramando.

Así se van escribiendo nuevas páginas de la historia política de nuestro país, aún en proceso de construcción de su democracia, escrita con girones de valentía también de dolor, de lealtades, también de traiciones.

Ahora más que nunca los campos están definidos, se está por un nuevo proyecto de nación, o en contra; por el cambio, o regresar al pasado. Por lo pronto la derecha y sus aliados han sido derrotados. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios