Opinión | La gubernatura que viene (XIX)

Conforme a los factibles escenarios que apuntamos en la colaboración anterior, las candidaturas a la gubernatura que viene pueden tener diferentes definiciones, dependiendo de las circunstancias que priven en los momentos cruciales de la toma de decisiones para Durango.

Si al presidente López Obrador le interesa ganar la gubernatura, y ganarla con Morena, la candidata sería Marina Vitela. Eso daría satisfacción al reclamo de equidad de género y también indicaría que Jorge Herrera Caldera y compañía han migrado definitivamente al morenismo, como ya lo hicieron Otniel, Gurrola, y otros antiguos priistas.

En ese mismo escenario, pero si al presidente le importa recomponer su alianza con Monreal -hoy claramente en crisis-, el candidato sería José Ramón. Eso podría significar la intención de AMLO de equilibrar medianamente a Monreal con Ebrard y Sheinbaum en la carrera sucesoria, pero también implicaría mantener a los recientes ex gobernadores de Durango quietos y calladitos, como hasta hoy.

Otra posibilidad estriba en que al presidente le interese ganar Durango, pero, sobre todo, que le interesen los votos del PT en el Congreso de la Unión, y se decante por Gonzalo. Así apaciguaría los posibles conflictos internos del morenismo local y daría paso a un gobierno de izquierda, populista y afín a su filosofía política.

En cualquiera de esos casos, el candidato o candidata de la coalición PRI-PAN-PRD tendría escasas posibilidades de triunfo ante la maquinaria del gobierno federal y, posiblemente se inclinarían por una candidatura de mediano perfil, sea priista o panista: Benítez, López Pescador, Maturino, etc.; a menos que quieran arriesgar a sus alfiles con otras intenciones políticas, no muy loables: Villegas, Leticia, Salum, Flores, Elizondo, etc.

Si a López Obrador no le interesa influir en la gubernatura que viene, ni en la definición del candidato o la candidata en ambas coaliciones partidarias, y si las cosas se resuelven solo a partir de las tendencias que marcan las encuestas hasta ahora y solo con apoyo en las influencias políticas locales, es muy posible que Jorge Herrera Caldera logre imponer en esta elección a los dos candidatos de las coaliciones contendientes: Esteban Villegas en el PRI-PAN-PRD y a Marina Vitela en Morena-PT y otros aliados. Esa circunstancia provocaría un grave desacuerdo entre los grupos de poder priistas y, tal vez, el desplome definitivo del PRI y del PAN en Durango.

En ese plano, si las candidaturas de las coaliciones se resuelven libremente, pero por acuerdo de las dirigencias nacionales y siguiendo los números de las encuestas electorales, los candidatos serían Jorge Salum y Marina o José Ramón. Lo cual reflejaría el acuerdo de la coalición PRI-PAN-PRD de dejar al PAN la candidatura a gobernador, a cambio de postulaciones en municipios importantes, como el de la capital; igualmente, mostraría que Mario Delgado logró inclinar la balanza por José Ramón que, aunque juega en las filas monrealistas, con gusto migraría a las de Marcelo Ebrard, precandidato presidencial al que se alinea el presidente de Morena.

Sin embargo, si al presidente no le importa ganar Durango, pero si asegurarse el respaldo del bloque priista en las cámaras legislativas, para alcanzar la ansiada mayoría calificada que necesita para sus reformas constitucionales, seguramente el candidato o candidata de Morena y aliados puede ser Margarita o Espino, a quienes no se les garantizaría la victoria, ni el apoyo de la aplanadora morenista, pues se estaría pavimentando el camino para el triunfo de la coalición PRI-PAN-PRD. Aquí el problema radicaría en definir que aspirante priista iría a la cabeza y en convencer al PAN y a su gobernador ex priista de dejar el camino libre, sin abandonar la coalición local y nacional.

Ahora bien, si el pacto cupular se concreta con el PAN, y con el acuerdo del PRI, el candidato sería Jorge Salum, a menos que el gobernador Aispuro impusiera a uno de los suyos, no precisamente panista, que podría ser desde Maturino hasta Rivas Loaiza, pasando por Castrellón. Ese pacto, y la amenaza latente de ser investigados por el gobierno federal, dejaría quietos a los dirigentes nacionales priistas y a los ex gobernadores locales recientes, pero una candidatura de ese tipo provocaría un cisma político en Durango y, seguramente, un ambiente de ingobernabilidad de graves consecuencias.

El tercer escenario, que no conviene perder de vista, es el del surgimiento de una candidatura inesperada. Una mujer o un hombre que se impongan a los intereses de dirigencias y partidos con base en una fuerza social acumulada gradual o vertiginosamente; una candidatura que obligue a partidos y dirigencias a redireccionar sus intereses y reconocer que es mejor asegurar la victoria y la credibilidad ciudadana abanderando a un personaje emergente, en lugar de imponer sus criterios partidistas y condenar a Durango a otra gubernatura mediocre y sin prestigio.

Tampoco es descartable, como ya se anticipó en colaboraciones previas, que la candidatura disruptiva surja directamente del interés del presidente López Obrador, lo que daría al traste con todos los escenarios descritos y pondría en marcha el enorme arsenal de medidas “persuasivas” con que cuenta AMLO para desalentar cualquier signo de oposición o resistencia de unos y otros, sin excepción.

En cualquiera de las hipótesis planteadas, López Obrador seguramente exigiría al ganador de la elección un plan de desarrollo profundo y ambicioso, concreto, factible, creativo, con metas y objetivos sujetos a plazos ciertos; un plan ejecutivo, respaldado por expertos y desarrollado por un equipo de personas talentosas y gran capacidad de gestión estratégica; un plan específico, sujeto permanentemente al escrutinio federal, como condición para ser apoyado con la potencia de su estructura económica y financiera.

Nada más, pero nada menos.

Villegas, Leticia, Salum, Marina, Gonzalo, José Ramón, Benítez, Flores, Rivas Loaiza, Maturino, Castrellón, Margarita, Espino, son los aspirantes conocidos.

¿Quién de ellos tendrá esas capacidades de gobernanza?

De eso trataremos en la próxima colaboración.

Puedes comentar con Facebook
Total
1
Shares
Related Posts