Opinión | La Observación Electoral

Con el inicio del proceso electoral local y concurrente 2020-2021, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Durango (IEPC) aprobó la Convocatoria y el formato de solicitud de acreditación de las y los ciudadanos mexicanos interesados en participar como observadoras y observadores electorales durante las actividades inherentes a este proceso electivo.

Esta Convocatoria es de la mayor relevancia, pues tiene como propósito garantizar a la ciudadanía el derecho a observar los actos inherentes a la organización de las elecciones locales, unas elecciones complejas a propósito del momento de crisis sanitaria que estamos viviendo, pero que -como toda elección- debe contar con las garantías de certeza, legalidad y transparencia.

La observación electoral, además de ser un derecho ciudadano, constituye un mecanismo para legitimar las elecciones, y como medida de control, contribuye a que tengamos procesos electorales transparentes, confiables y abiertos, de cara a la ciudadanía.

De esta manera, es importante que todas y todos los ciudadanos mexicanos interesados en fungir como observadoras y observadores electorales presenten su solicitud de acreditación:

Los requisitos para ser observadora u observador electoral son los siguientes:

Ser ciudadana o ciudadano mexicano en pleno goce de sus derechos civiles y políticos.

No ser ni haber sido miembro de dirigencias nacionales, estatales o municipales de algún partido o agrupación política en los últimos tres años anteriores a la elección.

No ser, ni haber sido candidata o candidato a puesto de elección popular en los tres años inmediatos anteriores a la elección.

Realizar los cursos de capacitación que imparta el Instituto Nacional Electoral o el IEPC.

No encontrarse en alguna de las prohibiciones establecidas en el Reglamento de Elecciones del INE.

En este marco, es importante tomarnos muy en serio esta actividad, pues como se menciona en los considerandos del acuerdo de aprobación: la Constitución; la Declaración Universal de los Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y la Convención Americana de los Derechos Humanos, reconocen el derecho de las y los ciudadanos a participar en los asuntos públicos de su país.

Pero además del reconocimiento constitucional y convencional de este derecho, es indudable que el hecho de que la ciudadanía participe en estos asuntos públicos (como lo es la observación electoral) se contribuye a elevar la calidad de la ciudadanía y se fortalece la cultura democrática en nuestro país y en nuestro estado.

@David_ArambulaQ

Puedes comentar con Facebook