Opinión | La pandemia ¿hacia donde va la humanidad?

México en busca de las vacunas

El pasado 11 de marzo se cumplió un año de que la OMS declaro como pandemia a la enfermedad surgida en China a finales del 2019 y que fue originada por el virus denominado SARS-COV-2. Desde entonces, se encendieron las alarmas en todos los pueblos del mundo y los gobiernos se apresuraron a dar respuesta a esta inédita enfermedad. Cabe reconocer, que ningún gobierno estaba preparado plenamente para enfrentar la propagación de la enfermedad a la que llamaron COVID-19. En México, con un atraso en su infraestructura hospitalaria y de personal de salud del sector público; a partir de marzo del 2020, nuestras autoridades federales de salud, diseñaron un plan estratégico nacional, con la corresponsabilidad operativa de las autoridades de sanidad de los estados de la república y de la Ciudad de México. Desde entonces, muchas y diversas han sido las líneas y las acciones estratégicas implementadas por el equipo de médicos científicos del gobierno que preside Andrés Manuel López Obrador. Este equipo interinstitucional ha estado coordinado operativamente por el Dr. Hugo López Gatell –a quien saludamos y nos da gusto que ya se esté recuperando de la COVID-19, pues ya ha estado participando virtualmente en las conferencias circulares vespertinas-. También nos da gusto la recuperación del Secretario de la Defensa Nacional el Gral. Luis Crescencio Sandoval González, pues se requieren sus funciones de mando en las acciones logísticas para la vacunación del pueblo de México.

Como nunca, los científicos médicos y los laboratorios de los países de vanguardia en la investigación médica, han estado trabajando las 24 horas de todos los días, desde que se desato la pandemia, con el propósito de crear y producir vacunas que les permitan a los seres humanos, generar las defensas de su sistema inmunológico para evitar el contagio de la COVID-19 o de alguna de sus variantes. A propósito de dichas variantes, hasta ahorita se han dado a conocer la variante inglesa, dos variantes sudafricanas y una variante brasileña; los organismos internacionales de salud y los expertos infectó logos y epidemiólogos, tanto en las revistas científicas como en los foros, han estado informando a la opinión pública mundial sobre la aparición y desarrollo patológico de estas variantes del virus SARS-COV-2; y nos dicen, entre otras cosas, que las nuevas variantes son más contagiosas que la cepa original, incluso que la variante inglesa B.1.1.7 también está impactando a la población adolescente e infantil –así pues, estos descubrimientos científicos, tendrán que tomarse en cuenta, para el propósito del regreso al salón de clases de los niños y adolescentes-; por lo que también ya están preparando el ensayo de vacunas para aplicarlas a estos sectores de la población y protegerlos de esta pandemia, de incalculables efectos nocivos que está causando a la humanidad .

En la Ciudad de México, Gobernada por Claudia Sheinbaum Pardo, el equipo médico ha estado lidiando con mucha eficiencia, a pesar de las insuficiencias de  personal médico y hospitalarias, de las que ya hemos hablado; incluso han instrumentado una estrategia digital, aplicando el algoritmo llamado QR, para rastrear e identificar a los contagios y contagiantes que ocurren en los escenarios públicos. Ojalá que todas las autoridades locales de salud, alineadas a la estrategia nacional; pero con las acciones tácticas que sean necesario aplicar en sus entidades y subregiones, enfrenten con espíritu de colaboración esta inesperada pandemia de la COVID-19 ¿Qué no somos mexicanos todos y servimos a un propósito común?

Finalmente, como mexicano bien nacido que soy, orgulloso de mi identidad universitaria –cuando me refiero a la institución universidad, no se trata del nombre, pues el IPN y el TEC de Monterrey, también son instituciones de nivel universitario- donde aprendí a amar a México sirviendo a la sociedad; quiero compartir esta reflexión: para lidiar y superar con éxito la COVID-19 y sus variantes, necesitamos alinear nuestro pensamiento y nuestras acciones, como personas, como comunidad, como sociedad y como gobierno, a las recomendaciones de los científicos médicos de clase mundial, sean mexicanos o extranjeros, necesitamos obrar de buena fe y escuchar las recomendaciones de nuestras autoridades sanitarias  nacionales y locales; necesitamos como individuos, aplicar diariamente los hábitos preventivos de higiene y de salud: lavado frecuente de manos, distancia prudente entre personas, uso correcto del cubre bocas y no asistir a espacios donde allá numerosas personas  con las que no convivimos; además de una alimentación sencilla pero saludable. Pero también, es necesario, que las personas que tienen la responsabilidad social de comunicar las noticia en la prensa, en la radio y en la televisión –así como los usuarios de las redes sociales- asuman el deber ético y moral – que no es lo que decía el alazán tostado- de informar con veracidad a la gente; sin actitudes  tendenciosas, sin falsedad en la interpretación de los hechos; en otras palabras, sin incurrir en la detestable infodemia que confunda a la opinión pública; infodemia que justa y acertadamente ha denunciado a Organización Mundial de la Salud.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios