Opinión | La pandemia no cede y tampoco los políticos

Como era de esperarse, la alta movilidad que se empezó a registrar desde principios del mes de diciembre en Durango, en todo el país, y en todo el mundo, ya empezó a “cobrar factura”,  los contagios de Covid están a la orden del día, las altas cifras dan cuenta de que el virus está más presente que nunca, 211 nuevos casos para el pasado jueves y ya para el viernes fueron 359, lo que deja bien en claro que, tal como lo advirtieron las autoridades de salud desde un inicio, la vacuna no previene los contagios, sino la mortalidad, lo de los contagios ya se vio, ahora falta lo de la mortalidad.

A partir de este lunes, regresamos al semáforo amarillo, justo en un momento en el que las clases presenciales en los diferentes niveles educativos se habían ordenado por parte de la Secretaría de Educación en el Estado, y aunque había cierta oposición por parte de algunos maestros que exigen una dosis de refuerzo, y de padres de familia convencidos de que es bastante riesgoso llevar a sus hijos a las aulas,  el panorama cambia completamente, tal vez lo más prudente sea que,  de nueva cuenta se abra un compás de espera mientras “amaina” esta enésima ola de contagios, producto, claro está, del relajamiento de la ciudadanía en cuanto a los protocolos sanitarios.

Pareciera que no logramos entender que el coronavirus, hasta hoy, llegó para quedarse, están por cumplirse dos años de una pandemia que parece nunca va a concluir y seguimos cometiendo los mismos errores, en esta ocasión, el común denominador son familias enteras contagiadas de Covid, cuando otras veces era uno o máximo dos miembros de la familia los afectados, se sabe que son los jóvenes quienes debido a la movilidad que mantuvieron en antros, fiestas y reuniones de todo tipo, llevaron este virus a padres, abuelos, tíos y demás miembros de sus familias, y aunque la autoridad aún no tiene los resultados de varias muestras sospechosas de la variante ómicron, lo mas seguro es que no falta mucho para que se haga el anuncio formal de la presencia de la cepa en Durango.

En medio de este grave problema de salud, los partidos políticos no detienen su proselitismo y sus negociaciones rumbo a la elección a la gubernatura y a las 39 alcaldías en el estado, la alianza entre Acción Nacional, el Revolucionario Institucional y el Partido de la Revolución Democrática decidió elegir a su propio representante y a sondear  la aceptación que tienen con la ciudadanía, en un ejercicio que a mi parecer les está acarreando más problemas que los beneficios que les pueda dejar, con el riesgo inclusive de una ruptura, tal como se acaba de dar en el estado de Quintana Roo, y aunque las dirigencias han manifestado y asegurado que si no compiten de esta manera contra la coalición formada por el Partido del Trabajo, Morena y el Verde van a entregarles el estado, el rompimiento está más latente que nunca en estos momentos, según la agranda del PRI, será este lunes cuando por fin se registra Esteban Villegas Villarreal como su candidato, se dará entre varias pugnas internas encabezadas por Luis Enrique Benítez Ojeda y otros inconformes, por lo que esta alianza está “prendida con alfileres”, a la espera de lo que suceda la próxima semana, además con un dirigente tricolor contagiado de Covid, según lo dio a conocer el propio Arturo Yáñez Cuellar a través de sus redes sociales.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios