Opinión | La reaparición de Adrián Alanís

Reaparece Adrián Alanís Quiñones haciendo lo que más sabe hacer: arquitectura política. A dos semanas de su inesperada renuncia a la Secretaría General de Gobierno, el arquitecto manda el mensaje de su inclusión a la sociedad civil, en donde tiene un capital político importante.

Resultaba increíble creer que Alanís se retirara a su residencia de Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México a disfrutar de la tranquilidad luego de haber operado políticamente el proyecto de la alternancia en Durango y quedarse con la satisfacción del deber cumplido; claro que todo indica que el arquitecto hará su lucha en buscar un espacio de tipo parlamentario.

Ayer circuló la noticia de que en reconocimiento a su labor dentro de la arquitectura en nuestro país, Adrián Alanís Quiñones participa como jurado internacional en la XVI Bienal de Arquitectura Mexicana, que se lleva a cabo en este año, organizada por la Federación de Colegios de Arquitectos de la República Mexicana.

Esta Bienal de Arquitectura Mexicana, tiene como objetivo identificar las mejores obras arquitectónicas del país, así como las publicaciones, investigaciones y tesis, reconocer a sus autores y difundir las obras más relevantes para permitir, mediante el análisis y la crítica, una reflexión acerca de la arquitectura contemporánea responsable y con soluciones sustentables.

En este año, el jurado calificador integrado por los arquitectos Carlos Mario Rodríguez Osorio y Carolina Zuluaga, de Colombia; Cecilia López Muiños e Iñaki Aurrekoextea Aurre, de España; Inés Moisset Goytia, de Argentina, así como Selene López Cameras, Adrián Alanís Quiñones, Vïctor Márquez Cravioto y León Benjamín Romano Jafif, de México, tendrá a su cargo analizar más de 200 obras construidas en diferentes partes del país, para definir los primeros lugares de cada categoría.

El resultado se dará a conocer el próximo 21 de septiembre, una vez que se tengan las puntuaciones finales en una reunión en la que se enlazaran de manera virtual los miembros del jurado, quienes cuentan con destacado reconocimiento por su labor en la arquitectura.

Los proyectos presentados para su calificación se dividen en 23 categorías, entre las que destacan: vivienda, infraestructura de salud, educación religión, museos, turismo, deporte, servicios, arquitectura de paisaje, comercio, oficinas, talleres, despachos, desarrollo urbano, diseño de interiores, innovación tecnológica, soluciones sustentables, remodelaciones, además de tesis y proyectos académicos.

Como podemos apreciar, Adrián Alanís goza de cabal salud política, cuenta con vastas relaciones en el centro del país, con este mensaje nos dice que está activo y que así como su renuncia a la Secretaría de Gobierno, sorprendió a propios y extraños, de igual manera dejará pasmados a muchos cuando lo vean volver a la arena política.

Puedes comentar con Facebook