Opinión | La semipeatonalización de calle 5 de Febrero

Hacer peatonal un tramo de la Calle 5 de Febrero en el Centro de la Ciudad de Durango es uno de los proyectos que a últimos días ha dado mucho de qué hablar, sobre todo por los mensajes que se han enviado por parte de la autoridad municipal con relación al tema.

Dentro de esta “obra pública” existen factores que deben ser considerados por parte del ayuntamiento y sus directores que no pueden volverse a repetir, ni tampoco deben permitir que un proyecto que aún no inicia se convierta en uno pretexto más de ataques en contra de la ejecución de posibles políticas públicas a favor de la sociedad. Para dar paso a un proyecto de esta magnitud, el involucramiento de la sociedad, de los comercios, posibles vecinos y personas que transitan por la avenida tiene que dejarse en claro desde un inicio, de otra forma, los reclamos, manifestaciones y politización del tema harán aparezca sin duda alguna.

Ya no hay tiempo para experimentos, protagonismos, información adelantada y mucho menos el no tener un mensaje homogéneo, que dé a los medios de comunicación y a la sociedad en general un aspecto claro del tema; hacer peatonal un calle, debe contemplar el beneficio de evitar el tránsito de vehículos y no la aglomeración de los mismos alrededor de una zona, lleva consigo la responsabilidad constante de las autoridades de hacer cambios que den a los negocios mayores oportunidades de crecimiento, y a los ciudadanos un aspecto urbano de paz y desarrollo familiar, si estos factores no están alineados con las intenciones del ayuntamiento, otra vez las obras publicas estarán en el foco de atención en lo negativo.

Al día de hoy la Dirección de Obras Públicas enfrenta el mayor de sus retos, el generar acciones que den beneficios a la sociedad sin necesidad de recibir aplausos, sin que este de por medio la mediatización, esta Dirección tendrá que convertirse en una área operativa 110%, para lograr que en lo que resta de la administración, recupere a través de sus acciones y labores las críticas y malos entendidos del pasado, pues lejos de la relación personal que tiene el Alcalde con su Director, se tiene un compromiso mayor con la sociedad que hoy exige ponernos en sus zapatos, de una sociedad que a gritos pide ser escuchada; a propósito de escuchar a la sociedad, hay quienes escuchan a la sociedad, quienes se han dedicado a resolver y a ayudar sin que existan cámaras de por medio y una de ellas ha sido alguien quien también es cercana al edil capitalino, y es Minka Hernández, y aunque ella no necesita un tuit que la defienda, ni una columna que la reconozca, basta con saber que su área no descansa, no tiene horarios, no tiene días festivos, no tiene puentes, y es más su permiso de maternidad lo transformó a su modo, y no es por ambición, es por compromiso, ya sea hacía la sociedad, a sus funciones o bien a su labor.   

*Lic. Felipe Correa Muro, búscame en twitter en mi cuenta @felipecorrea_1

Puedes comentar con Facebook