Opinión | La violencia

Jesús Nevárez 

Establecimientos comerciales quemados, balaceras por calles y avenidas, vehículos incendiados, bloqueos en diferentes calles, duros enfrentamientos con unidades del ejército y marina, fueron las dramáticas escenas que vimos que ocurrieron en varios estados de la república.

De manera simplista, la derecha se apresura a responsabilizar al presidente López Obrador, tratando de meterlo al desgaste, como parte de su estrategia de “golpe blando”, sin ver la enorme viga que traen atravesada en el ojo propio.

La violencia sin duda esta relacionada con el poder en cualquiera de sus formas, en política se ejerce la violencia contra los rivales y quienes se convierten en obstáculos para escalar.

En materia económica, se aniquila a los competidores, no solo llevándolos a la ruina, también desapareciéndolos físicamente.

Una de las premisas del capitalismo salvaje en su etapa neoliberal es: “destruye a tu competidor antes que él te destruya a ti”. La carrera por el enriquecimiento no tiene valores, se matan familiares por herencias, al socio para apoderarse de los negocios etc.

En las guerras expansionistas y de saqueo, los países poderosos suelen cometer genocidios, las guerras son, los negocios más inhumanos y crueles que dejan grandes fortunas a quienes las hacen, sin importar las tragedias que generan.

El control de alimentos, medicinas, combustibles, materias primas; conlleva violencia y muerte, permitida y tolerada por gobiernos y gobernantes que se llevan tajada grande. Mucha de esta violencia es acallada, y suele se peor que la violencia delincuencial que asusta a la derecha, pero que están metidos en ella hasta las manitas.

Las actividades ilegales, llevan implícita la violencia; combaten entre grupos organizados por nuevas rutas de comercialización, mercados, ampliar zonas de circulación y producción. Es la lucha entre cárteles.

La violencia delictiva también tiene otras finalidades, como: generar pánico social para moverse mejor en sus actividades, cobro de facturas, venganzas, avisos y otras más. De manera sencilla diríamos que lo cárteles, tienen dos componentes: los protagonistas directos, los que mueren en los enfrentamientos, o terminan de por vida en las cárceles, de ese sector surgen los personajes mediáticos a los que mitifican en corridos y leyendas.

Están otros protagonistas, los que se mueven en las sombras del poder y la opulencia, que visten ropajes de honestidad, son altruistas, bondadosos, respetados, admirados, y a veces, esconden su perversidad hasta en sotanas sacerdotales y capelos cardenalicios. Son los varones delictivos de “cuello blanco” que pocos conocen.

La violencia registrada en Guanajuato, Guadalajara, Chihuahua, Sonora, Baja California y otros dos tres lugares más, fue cometida por los “chalanes”, los de abajo en la estructura, ordenada por los varones

La violencia delictiva tiene afinidad con la derecha, porque los varones de la droga pertenecen al ala conservadora de la sociedad, por eso, fueron los primeros en tratar de responsabilizar al presidente López Obrador, como parte de su diseño de “golpe blando”

Éstas son solo aproximaciones para intentar explicarnos un fenómeno que lo usan todos los que están, en el poder, en cualquiera de sus formas. Excepciones siempre hay. O no.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
16
Shares
Related Posts
Nota Completa

Opinión | Fiestas patrias

El año que cursamos se ha caracterizado por evitar las celebraciones, dadas las circunstancias por la que actualmente…