Opinión | Lista la leña verde para quemar a los expresidentes

Hoy más que nunca, AMLO, ejerce el poder a plenitud; nada lo detiene y nada lo detendrá en su estilo de gobernar y por ende, de consolidar su régimen.

Lo acontecido ayer en el Pleno de la Suprema Corte, viene a demostrar dos cuestiones interesantes: que el derecho es un instrumento de la política y que cuando se quiere, se puede, pues para eso es el poder.

El presidente chamaqueó a sus opositores de terciopelo, no quisieron ponerlo en la boleta en la elección del próximo año para ratificar o revocar su mandato; no contaban con su astucia, les sacó un conejo de la chistera al organizar -ahora sí- una consulta legal, con todas sus formalidades, para preguntar al pueblo sobre enjuiciar a los expresidentes de la República por la comisión de delitos durante sus respectivos sexenios.

Qué listo es Andrés Manuel, sabe mejor que nadie que los villanos favoritos del pueblo son los expresidentes, la gente común los ve como ladrones, que se llevaron los lingotes de oro de la bóveda del Banco de México y que se dieron la gran vida, mientras el pueblo sufría las de Caín.

En el vulgo, se acusa a Salinas de las peores crisis económicas que hayan azotado al país, la gente lo asocia a que se robó el dinero público y no a factores que son poco entendibles; sin omitir el magnicidio de Luis Donaldo Colosio.

Zedillo es acusado de genocidio por la matanza de indígenas de Acteal así como en expropiar Ferrocarriles Nacionales, desmantelando el legado de Porfirio Díaz y con el que se movilizaron los revolucionarios para derrocarlo.

La percepción popular de Vicente Fox es que hizo negocios al amparo del poder para sus hijos políticos y que le dio la entrada al crimen organizado a las esferas de poder con la fuga del Chapo y qué decir de Felipe Calderón, cuya radiografía sangrienta la podemos encontrar bien detallada en el más reciente libro de Olga Wornat.

Peña Nieto es el emblema de la corrupción institucionalizada, del glamour a costa del erario como La Casa Blanca, el Avión que no tenía ni Obama y demás gustos exóticos del ex esposo de La Gaviota.

Todo esto va a ser el ingrediente que va a sacar a la ciudadanía de sus casas el domingo 6 de junio de 2021, generalmente las elecciones federales intermedias son desairadas con altas dosis de abstencionismo y así, López Obrador estará presente en las urnas, gracias a la condescendencia de sus amigos, los ministros de la Corte, que interpretaron las normas supremas para validar la consulta popular y pues como dije al principio: para eso es el poder, para que se pueda.

Puedes comentar con Facebook