Opinión | Los hechos no los pueden negar en Morena

Mariano Cervantes

Los dirigentes de Morena han tenido que salir varias veces en los últimos días a tratar de defenderse, a tratar de dar su versión sobre temas que los han golpeado; aunque más bien han salido a descalificar a quienes los exhiben, pero sin desacreditar los hechos y las pruebas que son contundentes e innegables.

Así lo dice el manual creado con su ejemplo por el líder del morenismo: cuando se les exhibe alguna corruptela, alguna falla o algún hecho vergonzoso, lo que procede es echar la culpa a otros y denostar al que los ha exhibido. Pero los hechos y las pruebas siguen ahí.

Y es que en el marco de la campaña por la gubernatura del estado en los últimos días han salido a la luz varios casos que les han impactado y que no han podido desacreditar. Lo único que han hecho es decir que es guerra sucia que son ataques de sus adversarios… pero no han logrado desmentir los hechos.

 

Triangulación de contratos

En el caso publicado por El Universal, se dijeron víctimas, atacados, incluso difamados. Pero los hechos que no han podido negar siguen presentes, efectivamente, sí existe una empresa registrada a nombre de los hijos de Marina Vitela y, esa empresa sí recibió pagos mediante subcontratación por parte de proveedores del ayuntamiento de Gómez Palacio.

Los hechos son: sí existe la empresa y sí recibió pagos triangulados.

 

Cosificación de la mujer para divertir

En el incidente por el uso de una bailarina en tanga para entretener a los asistentes a un evento, también han salido a decir que la candidata no sabía, que es ajena, les faltó decir que fue un montaje de los adversarios. Pero además de la exhibida por el tipo de personas que acompañan a la candidata, también han exhibido que ella no sabe lo que pasa en su propia campaña, lo cual parece peor que si estuviera enterada. Y no pueden decir que ella no es responsable, pues si aspira a ser gobernadora, significaría que luego, cuando las cosas se le compliquen también le echará la culpa a otros. Hoy es “yo solo soy la candidata” y luego sería “yo solo soy la gobernadora”, sin asumir responsabilidades, sin ofrecer disculpas por lo que hace SU equipo.

El hecho es: sí hubo tal espectáculo denigrante en un acto de campaña.

 

Las propiedades de Otniel

Un grupo de morenistas salió a denunciar, no solo públicamente sino ante la Fiscalía General de la República y ante la Fiscalía Anticorrupción. Aseguran tener los datos del registro de trece propiedades a nombre de Otniel García Navarro y de su cónyuge. Afirman que el valor de esos inmuebles supera los 100 millones de pesos.

La defensa también consiste en decir que es guerra sucia.

Y aunque está por verse hasta dónde procede este asunto, esta vez el ataque no viene de otros partidos sino de obradoristas que aseguran que defienden al movimiento y que ya estaban en Morena antes de la llegada de Otniel.

El hecho es: sí hay una denuncia y quienes la presentan aseguran que sí hay pruebas documentales del enriquecimiento ilícito.

 

Agresor como dirigente

Se hace público que un sujeto procesado y sentenciado por haber enviado una bomba envuelta como regalo a una mujer, fue nombrado como parte de la dirigencia de Morena en Gómez Palacio.

La respuesta es que ese sujeto ya no está en Morena; “ya no”… pero sí estuvo. La argumentación de nuevo es que es guerra sucia. Pero aunque el sujeto de marras ya ande en otra campaña, hay hechos que no pueden negar.

Los hechos son: el sujeto sí fue sentenciado por agresor y Otniel sí le dio un cargo a pesar de sus antecedentes.

 

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Anuncios