Opinión | Los riesgos de la “Era Guaraña”

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Durango, experimenta en estos momentos una transición bastante interesante, pues pasó de la polémica, la división y la confrontación a un periodo de calma, reincorporación de hijos pródigos como El Muño Herrera y Patricia Sierra así como de buenos resultados para ahora, pasar a un momento crucial, en donde todo tendrá que operarse finamente pues un paso en falso y todo se habrá ido a la borda.

Comento lo anterior, porque luego de que Enrique Benítez sufriera las de Caín con un PRI envuelto en una crisis existencial luego de haber perdido la gubernatura y con la lucha de los grupos por apoderarse con lo poco que quedaba, Alejandro Moreno Cárdenas, dirigente nacional del tricolor, hizo jugadas maestras como reconocer la labor de Benítez con una diputación de representación proporcional y colocar en su lugar a Rubén Escajeda Jiménez, quien tiene grandes dotes de conciliador tal y como lo demostró al presidir la Comisión Nacional de Procesos Internos.

Como diría el Señor Presidente de la República: Rubén Escajeda quedó como anillo al dedo en el PRI. Es un político que se lleva bien con todos; aunque en política no hay amigos, él tiene la cualidad de hacer amistades que trascienden a ese ambiente tan lleno de traiciones y falsedades; por ello es que todos los sectores y organizaciones de su partido, no se cansan de brindarle reconocimientos por su labor y don de gentes.

Además, Escajeda Jiménez, es un político que peca de institucional y cuando el CEN del PRI tomó la determinación de renovar el Comité Directivo Estatal de Durango, no quiso estorbar con la eventual aspiración de continuar como presidente sino al contario, hizo paso de costado para que Arturo Yáñez Cuellar, sea ungido la semana próxima como el nuevo presidente definitivo por un periodo de cuatro años.

Ahora, el PRI pasa a la “Era Guaraña”, quien trae cartas credenciales similares a las de Escajeda pues ha transitado con los diversos grupos priistas y su cercanía con Alito Moreno le permite tener línea directa y derecho de picaporte en Insurgentes Norte. Alito quiere sobrevivir como presidente nacional del PRI con buenos resultados el próximo año, para de ahí aspirar a la candidatura a la Presidencia de la República en 2024, por ello es que en todas las entidades federativas colocará operadores de todas sus confianzas como es el caso de Arturo Yáñez.

Sin embargo, esto no debe producir exceso de confianza en “La Guaraña” porque un paso en falso, un cabo mal amarrado o un acuerdo no cumplido, puede desvanecer la solidez que tiene el PRI como la marca más votada en 2021 y es que el PRI y el PAN deben ir juntos para la gubernatura pues de lo contrario, Morena ganará la gubernatura el año entrante.

PALABRAS MAYORES

Dicen los que saben que es tan cierto como lo es, que Homar Cano busca la secretaría General del Congreso del Estado. Esperamos que ya la haya encontrado en Google Maps.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios