Opinión | Miedo

El violador eres tú.

Total, que todos tenemos miedo. Es la constante en este país de impunidades, de terror, de lo surreal que se desborda como un surtidor de estupidez.

El Gobierno, los gobiernos, tienen pavor del movimiento feminista, tienen pavor de la furia desatada y justificada, tienen pavor de que sus decisiones acarrean consecuencias políticas que les pesaran en la boleta. Los gobiernos tienen miedo de perder el poder. Tienen miedo de la realidad.

Las mujeres tienen miedo de salir a respirar en las calles, en el mejor escenario la cosa no pasará de un piropo vulgar, de una mirada lasciva o de un tocamiento en el transporte público, en el peor: una violación, un feminicidio.

Los hombres también tenemos miedo por ellas, porque nuestra esposa, nuestra hija, nuestra ser amada desaparezca en ese mar de dolor que ahoga el país y sí, aunque un poco menos vulnerables por nuestro sexo, la verdad es que también tenemos mucho miedo de la violencia que, por unos pesos, mata inocentes todos los días.

Total, que es un país donde el miedo se ha vuelto constante. Es un país sin leyes. Es un país donde el salvaje manda y, para colmo, también termina gobernando con miedo a los otros salvajes.

Ayer, en la manifestación del movimiento feminista, fue muy claro que el gobierno del presidente más machista de la historia tiene pavor.

Primero, decidió blindarse con esas vallas negras que apestan a miedo, acorazarse con su Guardia Nacional, con sus militares cuidando su Palacio. Sí, ese Palacio que le resulta más valioso que las once muertes diarias, que el acoso, que la violencia o que la dignidad de su pueblo.

Sus lacayos, funcionarios arrastrados de cuarta, optaron, mejor, por echarle porras, por defenderlo de indefendible con tal de gozar del favor del poder y porque, sí, también ellos tienen miedo de esa furia presidencial ciega, necia, que refleja la pequeñez del hombre en el poder.

Total, insisto, que todos tenemos miedo: mujeres, hombres, lacayos, el presidente y hasta los salvajes.

¿Qué sigue de una sociedad con mucho miedo, pero sin liderazgos para sosegarla?, ¿que surge con un gobierno que teme a su pueblo?, ¿qué viene luego de la normalización de la violencia al grado de frivolizar y menospreciar a sus víctimas?

Viene eso, México del 2021. Viene la furia desatada. Viene la ignorancia a flor de piel. Viene la miseria. Viene eso, un escalón más abajo en nuestro infierno.

DE COLOFÓN. ¿Eran necesarios más de 400 elementos de la Policía Capitalina para “encapsular” a menos de 30 manifestantes?, ¿Era necesaria la presencia de elementos militares en el techo del Palacio Nacional con actitud amenazante?

@LuisCardenasMX

Puedes comentar con Facebook
Anuncios