Opinión | Morena debe volver a empezar

Alberto de la Rosa Olvera

Cuando Manuel de Jesús Espino Barrientos era militante del PAN, advirtió que este partido estaba perdiendo rumbo y esencia, debido a la visión política de Felipe Calderón en convertirse en primer jefe panista cuando era Presidente de la República, por lo que consideró que era menester que el partido fundado por Gómez Morín volviera a sus orígenes, que volviera a empezar.

Esto mismo tiene que hacer Morena, que llegó al culmen de su crisis existencial, por ser un mosaico de ideologías, posturas, pretensiones y conveniencias. Morena no es un partido, es un movimiento y como tal, debe de volver a empezar, de lo contrario será como una serpiente que se come su cola y se extinguirá así mismo.

Si bien el Movimiento de Regeneración Nacional, surgió como una plataforma que necesitaba López Obrador para consolidar su Proyecto Alternativo de Nación, ante la pérdida de rumbo que tuvo el PRD por sumarse al PAN y por la visión mercadológica de Dante Delgado.

De esta manera, Morena, se conformó en su gran mayoría por disidentes de la izquierda cobijada en el partido del sol azteca, así como de adictos al proyecto de AMLO con una tendencia progresista.

Sin embargo, Morena pierde el rumbo en el 2018, cuando López Obrador decide subir a su nube a la peor calaña de filibusteros, provenientes de todos los partidos y expresiones ideológicas de extrema derecha, quienes fueron arrastrados por la corriente popular del líder del movimiento y no soltaron la liana del poder y el enriquecimiento.

Por esta razón, es que luego de la renovación de su órgano de gobierno, Morena ha llegado al peor momento de su corta historia política, a un canibalismo atroz y a las traiciones de quienes no se vean beneficiados con las decisiones de las encuestas para definir las candidaturas y todo es porque no tienen ni identidad ni afinidad con el movimiento lopezobradorista.

En ese volver a empezar, como diría Espino, Morena debe volver a sus orígenes, a hacer una purga de los paracaidistas que solo van por sus ambiciones personales y en el caso de Durango, valdría la pena que este movimiento de refundación lo encabecen personajes como Carlos Garza Salas, Iván Ramírez Maldonado, Socorro Soto, Mauricio Yen, Santiago Fierro, Jesús Nevárez, entre muchos otros y no los antiguos priistas o miembros del Yunque.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
4
Shares
Related Posts
Nota Completa

REFLEXIONES HISTÓRICAS

Hermilo González Olivas 1968: Los estudiantes ganaron la calle Por las libertades democráticas  Nunca mas gobernantes represores en…