Opinión | Necesario impedir el rebrote de la pandemia

¿Retrocederemos al semáforo rojo?, indudablemente, nos encaminamos a eso, nuestra conducta desobediente, fortalecida con sensaciones encontradas y una percepción de la realidad distorsionada, nos han impedido tener un comportamiento más sensato ante la presencia de un virus que era desconocido y que nos tomó a todos por sorpresa. Reiteramos, de nada han servido los diversos llamados e invitaciones que nos ha enviado el gobernador José Aispuro Torres, todos ellos muy atentos, sin manifestar una pizca de prepotencia o de imposición, ante esta situación, son necesarias las medidas sanitarias que ha anunciado, son más estrictas y la movilidad restringida y ni chistar, no hemos cumplido con las medidas a las que el Gobernador nos hizo varios llamados a cumplirlas, quizás, la sencillez, la simplicidad y la bondad con que lo ha realizado, esperamos no nos parezca, su llamado poco contundente ante el peligro de contaminarnos del Conavid-19, no obstante, que no ha dejado de fluir información diaria sobre las cifras de las personas que diariamente han sido contaminadas y las que desgraciadamente han fallecido y, ¡todavía no hemos comprendido las graves consecuencias de contaminarnos, como tampoco la importancia de cuidarnos y con ello cuidar a nuestra familia!, ¿hasta cuándo entenderemos?, es tanto nuestro rechazo a cumplir con las medidas que caemos en una irresponsabilidad tal, que nos vuelve cínicos ante una realidad que se la vida nos presenta ante nuestros ojos y aun así, nos negamos a aceptarla.

Nuevamente, reiteramos: todas las medidas que el Gobernador ha implantado han sido oportunas, necesarias e indispensables, pues ahora nos damos cuenta, que, si no lo hubiese realizado así, los índices de contagiados y las cifras de los difuntos, serían mayores.

¿Cómo vamos a reaccionar?, consideramos que, además, deben aplicarse castigos y medidas que afecten el bolsillo, que se deben implantar campañas de dotación de cubrebocas y propiciar el uso generalizado y obligatorio del gel antibacterial, la sana distancia se quedó suelta el viento, las salidas del hogar, deben ser indispensables, solo en caso de acudir al empleo o a las compras necesarias.

Todos somos responsables, de una u de otra forma, y entonces, asumir nuestro papel de manera solidaria, responsable y espontánea, pues debemos poner el ejemplo, en nuestros hogares, en nuestro empleo, con los vecinos y en cualesquier lugar público, si enfrentamos esta nueva situación unidos, como una barrera, no dejaremos que este virus continúe lesionando nuestras vidas, nuestros empleos, a la economía y en general nuestro entorno y dejar atrás ese tufo de pesadez que se siente en el ambiente, con ánimos renovados cada día.

Si el gobierno que encabeza López Obrador persiste en asumir una actitud poco solidaria ante los mexicanos, como la de desistir en usar el cubrebocas, el cual rechazó desde el inicio de la pandemia, acompañado de su funcionario que nos confundió desde el inicio para cubrir las mentiras del Presidente, son responsables, de esa actitud de miles de mexicanos que no emplean el cubrebocas, pero en especial los duranguenses, pues si el propio Presidente no lo usa, ¿por qué yo?

Al ser elegido este gobierno, su mandato fue el cambio, pero lo que vemos es el deterioro. No sólo empeoran los problemas y la descomposición institucional se ha agudizado, el debate nacional es asfixiado por la polarización, el exceso de adjetivos dirigidos a las personas y la falta de argumentos y datos corroborables por parte del poder público.

En lugar de presenciar el nacimiento de un nuevo régimen, estamos viendo una expresión clara que nos acerca a la etapa terminal del que se niega a morir y busca reinventarse sin éxito en la restauración del hiperpresidencialismo con hegemonía de un partido al servicio del gobierno.

La corrupción sigue siendo sistémica, aunque se diga lo contrario, en la estrategia de propaganda se abandonó el combate institucional. Las adjudicaciones directas son la norma, cuando debieran ser la excepción, y lejos de reducirse se están incrementando. En septiembre, casi el 80% de los contratos fueron entregados por esa vía, como lo documentó Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

Se ha fortalecido la discrecionalidad en el gasto por parte del Presidente y la opacidad y falta de rendición de cuentas crecen con programas sociales sin reglas de operación y obras de infraestructura encargadas a las fuerzas armadas.

Ahora con el atraco al federalismo, al cancelar 109 fideicomisos, se manifiesta en forma nítida el presidencialismo totalitario y meta constitucional que ejerce López Obrador; ante esto, la decisión del gobernador Aispuro Torres y los gobernadores federalistas es congruente y necesaria, pues se pisotea la Constitución y la legalidad es letra muerta.

Puedes comentar con Facebook