Opinión | Ningún agresor más al poder

Es impresionante como los partidos políticos no entienden que la sociedad no quiere agresores ni corruptos en los espacios de decisión. Pareciera que están en una competencia constate por presentar a los peores de los peores en sus listas; esos que no representan, esos por los que nadie votaría, esos que son los inelegibles y que son totalmente impresentables.

Claro es el caso del PRD local, primero, con su postulación tan penosa a una diputación federal plurinominal y después con el acto de heroísmo de su dirigente que en vez de ponderar los reclamos de justicia, salió al defender a su compadre.

¿No les dará vergüenza? Primero se atreven a ostentarse como dirigentes y militantes de izquierda y para obtener votos, presumen estar a favor de los derechos pero en realidad tienen posturas peor que la propia gente ultraconservadora.

Son una pena las declaraciones del presidente de ese partido, al decir que detrás de las feministas están fuerzas oscuras, que a las feministas las utiliza un actor político el cual las financia. Expresarse así, con la ligereza que lo hace, deja entrever su machismo interiorizado y su falta de conciencia al deslegitimar y descreditar la lucha que las mujeres hemos emprendido por años para reducirla a un movimiento que según él, tendría que estar manipulando un hombre.

La verdadera guerra política que tendrá que librar, será con los miembros nacionales de su partido, pues será ante ellos ante quienes tendrá que defender a alguien que para la opinión pública es un criminal y que, ante tan penosas declaraciones por su parte, solo avergüenza y merma el capital político de su partido.

Sus declaraciones duelen y enojan pues si tuviera la más mínima noción de lo que nuestro movimiento representa, sabría que a las feministas nadie las manipula; se representa solas, no reciben financiamiento de partido o gobierno alguno; se financian solas con coperachas y con lo que pone cada una.

Que quede claro: a las mujeres que encabezan las luchas feministas, no las manda ni las mueve un hombre.

Por congruencia y como miembro de un partido de izquierda, debería de abstenerse de su propuesta y presentar a alguien más comprometido con los derechos humanos, pues de no hacerlo, su propuesta los hace cómplices y partícipes de seguir alimentando la violencia contra las mujeres.

Hacemos un llamado a sus dirigentes nacionales, porque, así como están activos y críticos en el Estado de Guerrero en contra de la candidatura al Gobierno del Estado de Félix Salgado Macedonio, también deben activarse y actuar para frenar la incongruente designación de este candidato plurinominal que ha lesionado la integridad de las mujeres en Durango. Acá tienen a su propio Salgado Macedonio; ojalá que aprovechen para hacer como el buen juez y empiecen por su casa.

Ningún grupo, ni persona puede estar por encima de los derechos humanos de las mujeres. Exigimos: Ningún agresor más al poder.

Puedes comentar con Facebook