Opinión | “No nos van a frenar”… y nos lleva en reversa

Retroceso; no hay otra manera de calificar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El mejor retrato de su cuarta transformación es el que lo representa sobre un vehículo llamado México 4T y al conductor, AMLO asegurando que “los conservadores no nos van a frenar”, pero… va en reversa.

Y es que en los rubros realmente importantes del país, en los esenciales, el resultado de estos dos años es retroceso. Todos los números, todas las mediciones objetivas señalan que lejos de crecer, hemos ido hacia atrás, los resultados son peores que los de Peña Nieto, Calderón y Fox, por mencionar solo los más recientes.

Los temas prioritarios, los que verdaderamente importan son empleo, salud y seguridad. Bastaría medir estos para darse una idea de la capacidad de cualquier administración y en la de López el resultado está a la vista; la pandemia no puede ser pretexto, ya desde antes había comenzado el proceso de ahuyentar inversiones y de generar desconfianza; ya se sabía de los cierres de negocios y por lo tanto de pérdida de empleos; la pandemia no hizo sino poner en evidencia lo que ya venía encaminado. Desde luego la contingencia también suma sus efectos y el resultado es una dramática perdida ya no únicamente de empleos sino de fuentes de empleo, y si eso no refleja a un mal gobierno, ninguna otra cosa podrá hacerlo.

En salud no hay mucho que abundar, demasiados discursos y un panorama muy bueno en declaraciones pero no en los hechos; el mejor ejemplo es la versión oficial de que ya llegaron y que sí hay medicamentos contra el cáncer, cuando en la realidad muchos mejicanos siguen viendo morir a un hijo o aun padre o hermano y el medicamento sigue en el discurso pero no en los hospitales. Igual no hay vacunas ni para los recién nacidos y el manejo de la pandemia ha sido desastroso… ¿cómo calificar al gobierno con estos datos? Y eso que el prometía que para hoy uno de diciembre, tendríamos un sistema de salud como el de Dinamarca. Y aunque traten de negarlo es una promesa, hecha públicamente, debidamente grabada en video.

En seguridad… ni hablar, los datos oficiales muestran que hay más asesinatos, más violencia y más muertos que con Peña Nieto y que con Calderón, cuando la promesa de AMLO era que desde el primer día de su mandato todo estaría mejor.

La realidad de AMLO es que los feminicidios están en aumento, lo cual era de esperarse cuando su política claramente misógina es minimizar la lucha de las mujeres por sus derechos, cuando les quitó a miles la posibilidad de trabajar al cerrar las guarderías y cuando descalifica una y otra vez los movimientos feministas.

El estado del país hoy, uno de diciembre, es el siguiente:

• La pandemia sigue fuera de control.

• La delincuencia está desatada y en crecimiento.

• El país está militarizado y aún así no puede.

• Hay una crisis económica sin precedente , alentada por malas decisiones del gobierno.

• Un gobierno inepto que solo empeora las cosas.

• Un Congreso de la Unión abyecto y servil.

• Un poder judicial domesticado.

• La oposición en su peor momento.

• La corrupción rampante.

• Una deliberada política de discordia social, promovida desde el púlpito presidencial.

• Y la prensa bajo asedio.

No han entendido que muchos de quienes quieren frenar al presidente es porque ven que efectivamente nos lleva hacia atrás; y para ir hacia delante primero debe parar o al menos dar la vuelta en U para ir en el sentido correcto.

Puedes comentar con Facebook