Opinión | No se vaya… deteniendo

La Secretaría de Gobernación, en otro tiempo, no muy lejano, sinónimo de poder. Lugar que concentraba, entre otros temas, el control de la política interna del país, la seguridad nacional, el orden público. Hoy en día, para la Cuarta Transformación, es una dependencia relegada, desvencijada, intrascendente. El cambio de su titular,  Olga Sánchez Cordero, confirma a poco más de mil días de gobierno, que la primera mujer en ser la titular de la SEGOB, cumplió un etéreo y discreto papel de elemento decorativo.

Muchos han querido ver en este reacomodo un intento presidencial por acotar el poder de Ricardo Monreal en el senado, en la fracción morenista. Otros más, le dan al nuevo titular de Gobernación, Adán López, ex gobernador de Tabasco, atributos para contender por una eventual  candidatura a la presidencia. En ambos casos, me parece que no será así.

Si bien es cierto que Monreal se ha distanciado del ala radical de MORENA que ve con buenos ojos la proyección de Claudia Sheinbaum como la candidata natural para suceder a López Obrador, ha recuperado la confianza del presidente de la república quien le encargo “planchara” no solo el regreso de doña Olga a la Cámara Alta, sino que además la apoyara para que presidiera la mesa directiva.

Tres senadoras de MORENA habían realizado labor de cabildeo para alcanzar la presidencia de la mesa directiva: Bertha Caraveo, Imelda Castro y Ana Lilia Rivera, quienes no quedaron muy conformes con la decisión presidencial.  Dieciocho senadores de Morena, de 62 que conforman la bancada, optaron por no participar en la sesión de este domingo para designar a Olga Sánchez Cordero como presidenta del senado. Monreal, desactivó el malestar en la bancada de MORENA y consiguió los votos suficientes para conseguir el propósito. De esta manera, Ricardo Monreal ha recuperado la interlocución con el presidente.

En otro tiempo, el nombramiento de Adán Augusto López a Gobernación hubiera sido una nota digna de mayor relevancia y repercusión. Sin embargo, no han sido pocos los que se han ido con la finta. Hoy en día, esta dependencia ha dejado de ser el corazón de la vida política del país. La Secretaría de Relaciones Exteriores se encarga de la política migratoria, la Secretaría de la Defensa Nacional se encarga de la protección civil y la seguridad pública, el primer mandatario se ocupa de la política interna, el control de las prisiones federales corre a cargo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la interlocución con los gobiernos estatales la llevan los llamados superdelegados. En resumen, el ámbito de influencia de la SEGOB se redujo drásticamente.

Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila, quien fue la primer Notaria Pública en la Ciudad de México, vio reducido su campo de acción a solo acatar y obedecer. Cuando López Obrador se ausentó de sus funciones por haberse contagiado de covid 19, doña Olga quedó evidenciada en la conferencia mañanera no sabía dónde se encontraba el presidente en su cuarentena y se enteró por un reportero que estaba en Palacio Nacional. Era un secreto a veces, que al interior del gabinete su voz no era tenida en cuenta. En alguna ocasión aseveró: “En estos gabinetes de seguridad exclusivamente de varones en donde en ocasiones mi opinión, y no lo digo por el presidente, al contrario, el presidente siempre me ha dado mi lugar, pero entre los miembros, una participación mía podría inclusive no ser tomada en consideración en ese momento, aunque yo tuviera la razón”, denunció. De igual forma señaló que “dentro del gabinete, inclusive hoy en día, hay temas de misoginia muy considerables”.

Total que el cambio de la titular de la cartera de Gobernación puede resumirse como lo hizo vía twitter, Victor Trujillo: El florero que estaba en la cocina pasa a la sala.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Total
27
Shares
Related Posts
Nota Completa

Opinión | Soy travesti

Resplandor entre rejas XLV. –El lunes sales de aquí del CERTMI. ¿Cómo te sientes después de casi un…