Opinión | Nueva Ola. Nuevos remedios

Por Fernando Ramírez G.

Los primeros días del año nuevo han estado marcados por los estragos que ha ocasionado la cepa Ómicron del covid 19 en nuestro país. No sorprende que el gobierno federal no haya previsto alguna campaña para evitar que esto sucediera. La constante ha sido, desde que apareció la  pandemia en el 2020, actuar tarde y mal.

En su momento fue criticada la actitud pasiva que demostró el gobierno de la 4T desde el inicio de la propagación del coronavirus en territorio nacional. Asi, por ejemplo, el presidente López Obrador recomendaba a la población para evitar contraer el covid 19, “no mentir, no robar y no traicionar”. También fue muy criticado cuando aseguró en una conferencia mañanera: “Miren, lo del coronavirus, eso de que no se puede uno abrazar; hay que abrazarse, no pasa nada. Cuando se le cuestionó que medidas tomaría su gobierno para combatir la pandemia, respondió: “El escudo protector es como el detente (…) El escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción (…) detente, enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo”. El día de ayer, por cierto, en sus redes sociales AMLO dio a conocer que, por segunda ocasión, se ha infectado de coronavirus. Con lo cual se viene abajo, de nuevo, la teoría del subsecretario López Gatell cuando afirmó que AMLO tiene fuerza moral y no de contagio.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, por su parte, en su participación en el Congreso Internacional de Salud Mental y Prevención de Adicciones en la Construcción de la Paz, el pasado mes de diciembre, expresó que “se nos presentan indicios de una cuarta ola, pero no quiero que esto pase a la prensa”. Añadió que los miembros de la prensa son “potenciadores de la verdad o distorsionadores de la verdad”.

Es decir, además de pretender ocultar información relacionada a la salud pública de los mexicanos, demostró de nuevo, un menosprecio al impacto que está teniendo la actual ola de contagios producida por la cepa Ómicron. Y no solo eso, ante el cuestionamiento de que ante los casos de otros países que están optando por vacunar a niños mayores de cinco años Alcocer respondió que no tiene caso el hacerlo en México. Al preguntarle al secretario de salud por un tratamiento cuando un infante presente síntomas de contagio de covid 19, dijo:  “Y les dura en los niños dos tres días, y, lo comentábamos, es tan sólo como con tés, no estoy señalando que es así de sencillo, con tés, con paracetamol, con un medicamento que es muy benéfico para eso y que no es agresivo en otros tejidos, y desde luego, la fluidez del medio caliente que esté, lo que usan las mamás, el VapoRub y todas esas cosas que parecen ser intrascendentes, y los tés, pero además también si es necesario y se identifica una infección antibióticos para ello, no para todos”.

Así es. El secretario de salud de nuestro país, reconocido hace algunos años con el premio nacional de la ciencia recomienda tés y aplicar vaporub en niños con coronavirus. Una solución además de irresponsable, falsa y peor aún, risible.

Cuando el líder de una nación, lejos de predicar con el ejemplo, evita siempre el utilizar el cubrebocas para no demostrar, según su particular modo de pensar, debilidad, envía señales contradictorias a sus paisanos. Cuando el tema de salud está en las manos de funcionarios grises como Alcocer y Gatell hay muy poco por hacer. Solo, eso sí, seguir lamentando la magnitud de la catástrofe sanitaria.

Botica

¿Humo blanco? El día de hoy se llevó acabo el registro del único precandidato que presenta el PRI para la gubernatura, Esteban Villegas. ¿Permitirá Acción Nacional que sea Villegas el abanderado de la coalición Vamos por Durango? Al parecer faltan capítulos para concluir esta historia.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Anuncios