Opinión | Observatorio de la Participación Política de las Mujeres

Dentro de las buenas noticias que se han dado en los últimos años, se encuentra el hecho de que la participación de la mujer en espacios públicos se ha visto fortalecido. Esto no ha sido fácil, pues se ha tenido que emprender una auténtica lucha en la búsqueda por conseguir una verdadera igualdad sustantiva en materia política.

Es así que en el Estado de Durango, desde el año 2017, se instaló un Observatorio para dar seguimiento y coadyuvar en el logro de un propósito que es esencial en toda democracia, generar las condiciones para que exista una igualdad sustantiva entre las personas. Este observatorio se integró con tres Instituciones que mucho pueden hacer para contribuir a este fin, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC); el Tribunal Electoral del Estado de Durango y el Instituto Estatal de las Mujeres.   

Justo el pasado 5 de agosto, en una sesión virtual que contó con la presencia de los titulares de las instituciones precitadas así como de la Presidenta y el Secretario de la Comisión de Paridad, Igualdad y no Discriminación del IEPC, se acordó la primera rotación de la presidencia de este importante Observatorio, recayendo precisamente en el IEPC, lo que representa un honor, un privilegio y una importante responsabilidad.

El objetivo principal de la Presidencia del Observatorio será la coordinación de acciones encaminadas a promover la participación de las mujeres en espacios de toma de decisiones en el ámbito público, con  la finalidad de lograr sinergias que cierren las brechas de género desde un enfoque de igualdad sustantiva entre mujeres y hombres. Esto cobra especial relevancia si se toma en cuenta que tenemos en puerta un proceso electoral en el que se renovará el Poder Legislativo de nuestro Estado, por lo que la coordinación de esfuerzos para posicionar a las mujeres en estos espacios de representación ciudadana será fundamental.

Con esta premisa, pretendemos trabajar para asegurar la participación política de las mujeres y que el acceso a los cargos de toma de decisiones sea una verdadera realidad; en este sentido, diseñaremos estrategias de empoderamiento que impacten de manera positiva en el logro del citado propósito.

De esta manera, en días próximos convocaremos a una sesión del Observatorio para presentar el proyecto de plan de trabajo que habremos de seguir durante los próximos meses, la idea es que (con las aportaciones de cada uno de las instituciones que integran el observatorio) consigamos un documento que responda a las expectativas que nos estamos trazando y que -al final del día- sigamos disminuyendo las brechas de desigualdad que lamentablemente han existido en nuestro país y en nuestro estado. No podemos hablar de una verdadera democracia si no aseguramos primeramente que todas las personas tengan los mismos derechos y las mismas libertades.

Puedes comentar con Facebook