Opinión | País subdesarrollado

Voy a transcribir y comentar un discurso del intelectual estadounidense Michael Parenti, pronunciado en 1986 dentro de la universidad de Colorado. 

Abre con una afirmación severa:

— “Uno no va a hacer dinero a un país pobre. Hay pocos países pobres en el mundo. La mayoría (de países) son ricos: Filipinas es rico, Brasil es rico, México es rico, Chile es rico. Solo la gente es pobre.”

¿Usted que opina? ¿Somos un país rico de gente pobre?

Prosigue:

— “Pero hay miles de millones (de dineros) al alcance de la mano, miles de millones que hay que extraer. Ha habido miles de millones durante 400 años. Los poderes capitalistas (Europeos y norteamericanos) han cortado y saqueado la madera, la linaza, la marihuana, el chocolate, el ron, el aluminio, el cobre, el hierro, el caucho, la bauxita, los esclavos, y la mano de obra barata-the cheap labor.”

Habría que añadir muchas cosas a esa lista.

El Dr. Michael agrega:

— Estos países no son subdesarrollados… ¡son sobreexplotados!

Si usted aprueba el actual modelo económico, si se dice conservador (pues eso es un conservador de a deveras -aquel que defiende el statu quo-, los demás son poseros) le advierto que su apología a la explotación (prefabricada por los explotadores) me pasa de largo. Me pasa de largo la academia, yo estoy hablando de que aquí la raza chambea macizo, y a veces les toca el pan más macizo; ¿cómo ahí qué, o qué? ¿Es la mano invisible? A molestar a su madre, fulano.

Si México sigue el caminito que los grandes le hicieron va a caer en su trampa, así de sencillo.

Me sorprende por ejemplo, ver individuos que son puro “viva México” “viva los héroes que nos dieron patria” “viva esto, viva lo otro”, ¿y sus posturas? De la más alejada derecha; de la derecha que te aprieta del pescuezo con ganas y te dice “respírele por la nariz mijo, agradezca que no soy la izquierda con guante de proctólogo”. Pues mucho tírele y tíreles a las ciencias marxistas-leninistas, pero yo en el sistema que vivo (sepa la fregada como se llamé) veo gente tiznada, cubierta de polvo y raquítica en las esquinas. Y no empieces con que se busquen un trabajo porque te suelto un sopapo. Usted no sabe la maquinaría en la que estamos metidos. Ni yo lo sé; nadie lo sabe. Pero sentimos los engranes cada que giran y nos arrancan la vida y la felicidad. Sabemos que existe algo malvado que nos vigila… ¿apoco no lo ha sentido?

Estoy enfermo, cerremos poetizando.

Pico la roca; no tengo rocas. Coso la tela; no tengo ropas. Pongo ladrillos; no tengo casa. Vendo verduras; ceno bolillo/ Soy taxista; nunca he viajado. Soy camionero; no he descansado. Lavo otras ropas; las mías vienen sucias. Vendo taquitos; con ganas de uno/ Soy un soldado; que sigue las ordenes; oprimo a mi pueblo; me gana la lágrima/ Yo aquí nací, en medio de ustedes; me gana la rabia; el no conocernos;/ me gana la rabia; mirarlos tan lejanos, inmiscuidos en horarios de maquila/ -Que todos deben trabajar- pues sí, pero ¿qué te gusta? Sé que te he oído cantar/ sé que te he visto dibujar en las esquinas del papel, sé que te he visto respirar, camarada/ sé que seguimos con vida, el dolor nos lo confirma.

Somos idénticos por eso nos odiamos/ Si un día nos abrazamos, lloramos. 

Y todo acabará.

Puedes comentar con Facebook