Opinión | Para este año, 2021, todo cambió ¿Y las campañas y candidatos por qué no?

Comienza la segunda campaña de candidatos que ya pelean por uno de los 25 espacios que conforman el poder legislativo. De estos 25, 15 serán elegidos directamente en las urnas el próximo 6 de junio. Y como todo movimiento que comienza, las campañas dieron inicio con una “modorra”, propia de los años 90s, cuando la vida se vivía enganchada a la radio, a la TV y a la televisión.

Hoy hace 13 meses que la vida comenzó a cambiar de golpe y en forma radical para todos los mexicanos y ciudadanos del mundo. Bueno, casi todos.

En 12 meses de confinamiento y creciente estrés dimos un “Brinco de Rana” en el uso de la tecnología. Los expertos señalan que en 12 meses o menos, avanzamos en el conocimiento y manejo de las famosas aplicaciones y redes sociales, lo que se tenía proyectado avanzar en 10 años. enseguida, algunos ejemplos.

1.- Nuestra vida en torno a la Tecnología.

Desde los clientes de Zoom hasta los grupos de WhatsApp, para muchos de nosotros las plataformas digitales se han convertido en la única forma en la que podemos trabajar, ponernos en forma, educarnos y entretenernos. También estamos más relajados con respecto a las horas que nosotros y nuestros hijos pasamos frente a las pantallas. Hoy, en la práctica, la TV y lo que ahí sucede, lo vemos a través de las tabletas o los teléfonos inteligentes. Aunque también, hoy, la TV se ha convertido en una pantalla inteligente.

Todo ello lo podemos sintetizar en que ha sucedido un gran cambio cultural.

2.- El Trabajo en Casa.

Posiblemente en Durango no se resienta tanto, porque los gobiernos son los principales empleadores y ellos exigen que su personal siga trasladándose hasta las oficinas, al fin y al cabo, el mantenimiento de los edificios los pagan los ciudadanos.

Pero hay otras empresas que se han dado cuenta que la productividad de sus trabajadores, desde casa y a través de reuniones de zoom, resultan más productivas y rentables.

3.- Se dispara el valor del comercio electrónico.

Reportes de enero de 2021, indican que el valor del comercio electrónico se disparó 81% lo que respalda el cambio de los hábitos de consumo en México, durante 2020. El año pasado el comercio electrónico (e-commerce), alcanzó un valor de 316 mil millones de pesos. Ante esta nueva realidad, se proyecta que en el futuro inmediato, la transformación digital de los negocios será más rápida, con más automatización e inteligencia artificial para aprobar préstamos, perfilar clientes, controlar el stock y mejorar la entrega. Las cadenas de suministro serán más cortas, más resistentes y posiblemente más locales.

4.- El retorno a la motoneta y bicicleta.

En Durango, la compra de alimentos vía redes sociales (Facebook y WhatsApp), ha ocasionado que los pequeños y micro-comercios echen mano de las empresas de mensajería y entrega a domicilio, que también han crecido visiblemente en estos meses. Si observamos, el tráfico hoy se ve complementado con bicicletas y motos, apurados por llegar a su destino con paquetes de comida, algo que no veíamos en 2019.

5.- Nos empujaron a las aulas virtuales

Aunque los promotores de la 4T, aseguran que el retorno a las escuelas presenciales será a partir de agosto próximo, la realidad es que la educación presencial ha dejado de ser la única opción para los estudiantes. El sistema educativo ha sido empujado a modernizarse y maestros, alumnos y padres de familia, siguen luchando por adaptarse a esta nueva e irreversible realidad de aprender a través de las pantallas de la compu, tablet o celular. El aprendizaje ha encontrado una nueva vertiente en los libros electrónicos que hoy coadyuvan en la formación del ciudadano de mediados del Siglo XXI.

6.- La forma de entretenerse ha cambiado y también ha demostrado que el ciudadano de este siglo tiene más tiempo para el entretenimiento. Sólo así se explica el crecimiento exponencial en 2020 de plataformas como Netflix, Amazon, Disney, Apple tv, por citar sólo algunas. Hoy se tiene más tiempo para ver series, películas y deportes.

Como podemos observar, en los hechos, la vida ha cambiado.

Pero presenciamos las mismas campañas. Los partidos y candidatos no se dieron cuenta que están ante un electorado radicalmente diferente al de 2018 y 2019. Los mensajes y el ritmo de las campañas pertenecen al mundo antes de la Pandemia.

¿Nos ofrecerán algo diferente en las semanas por venir? Lo veremos.

Puedes comentar con Facebook