Opinión | Para evitar más muertos, Durango debe comprar sus propias vacunas

La noticia que el pasado lunes dio a conocer el legislador local, Esteban Villegas Villarreal, en el sentido de que el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, adquirió dos millones de vacunas de Pfizer, es parte de la realidad que hoy viven los gobiernos que decidieron convertirse en contrapeso al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Riquelme y su grupo de asesores tienen bien claro que si se quedan a esperar que el presidente autorice las suficientes vacunas para los coahuilenses, pues éstas podrían llegar hasta 2025 o más allá, por lo que han decidido invertir recursos estatales en este bien común.

El legislador Villegas Villarreal, tomando la experiencia del vecino estado, propone un punto de acuerdo para que el gobierno de Durango utilice los recursos programados para la adquisición de uniformes escolares en 2021, así como el dinero que se destinaría a la organización de la Fenadu (que no se llevará a cabo), para la adquisición de vacunas contra el covid-19.

La iniciativa es oportuna ya que el biológico sigue llegando a cuenta gotas y será difícil que a este ritmo se logre vacunar a casi un millón 800 mil duranguenses en lo que resta de este año, como lo prometió López obrador.

Los datos oficiales de los últimos 10 días nos indican que aunque hay un promedio diario de 50 personas contagiadas en toda la entidad, también se registran un promedio de 10 defunciones diarias por la enfermedad derivada del covid-19.

Ahora bien, la decisión de Miguel Riquelme y la propuesta de Esteban Villegas, se registra en el contexto de confrontación que protagonizan los integrantes de la Alianza Federalista y el presidente López Obrador. Sólo como dato que complementa el caso Coahuila, es importante recuperar que el viernes 26 de febrero, Jaime Rodríguez el Bronco, anunció que su gobierno tomó el control la campaña de vacunación en Nuevo León, dejando de lado a elementos de la Guardia Nacional, al ejército y a los mismos servidores de la nación.

De igual forma ese mismo viernes, los ejecutivos estatales de esta agrupación, a la que pertenecen el gobernador Aispuro Torres y Miguel Riquelme enviaron una carta al ejecutivo federal en los siguientes términos:

— “Coincidimos y aceptamos su oferta de evitar desde el poder federal todo tinte electoral en programas sociales, el uso indebido de recursos públicos y la compra de lealtades. Por ello, formalmente le solicitamos retire del programa de vacunación por la pandemia por COVID-19 a los mal llamados ‘Siervos de la Nación’, cuya presencia además de innecesaria es cuestionable”, dice la carta dirigida al presidente López Obrador y leída este viernes por Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán.

— “Lamentamos por igual el silencio por respuesta a nuestras reiteradas invitaciones al diálogo federal efectivo”, refrendamos a la Nación la convicción y compromiso de que ningún poder, instituido o fáctico, intervenga.- Los ‘siervos de la nación’ no son necesarios en este momento, pues en ninguna otra campaña de vacunación se han utilizado a servidores públicos ajenos al sector salud”.

Los gobernadores señalaron que el acuerdo por la democracia del presidente de México debe adoptarse bajo la autoridad del Instituto Nacional Electoral (INE).

— “Este acuerdo se echa de menos en otros frentes como los de las contingencias sanitaria y económica, y en temas de seguridad, vacunación, presupuesto y reforma energética. Lamentamos por igual el silencio por respuesta a nuestras reiteradas invitaciones al diálogo federal efectivo”.

— Asimismo, los mandatarios aliancistas expresaron su respaldo y absoluta solidaridad al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, señalando como inaceptable que se use a las intuiciones del Estado para someter a adversarios políticos, silenciar críticos o someter a la pluralidad política a la voluntad del presidente o a la conveniencia de su partido.

“La ley no es instrumento de campaña ni de venganza, por tanto, nos defenderemos y defenderemos a cualquier integrante de la Alianza Federalista que sea atacado desde el poder central”.

Ante este contexto y más allá de politiquerías, poder legislativo y ejecutivo de la entidad, deberán acordar la urgente necesidad de adquirir el biológico necesario, para bajar en serio el índice de contagios y de muertes en nuestra entidad. Si el gobierno tiene como naturaleza el preservar la vida del ciudadano, hoy es el momento de demostrarlo.

Puedes comentar con Facebook