Opinión | Piden clérigos cambio en la estrategia de seguridad

Armando Castro

El clima de polarización que promueve el ejecutivo federal desde la tribuna de Palacio Nacional, no abona en nada a lo que los mexicanos esperan de un gobierno que prometió el cambio.
Hay problemas de urgente solución que no se atienden por estar enfrascados en temas que dividen y confrontan a los mexicanos.
La violencia y crispación social generalizada en diversos estados del país, como son Sonora, Zacatecas, Jalisco, Guanajuato, San Luis Potosí y Estado de México, se han convertido en ríos de sangre y violencia que no para aunque se diga lo contrario y se pretenda maquillar cifras de muertos y feminicidios.
La ola de dimes y diretes entre el presidente López obrador con la Conferencia del Episcopado – cúpula de la iglesia católica-, y la comunidad lasallista, escaló niveles de preocupación con repercusiones que pueden ser graves y provocar distanciamiento entre la iglesia y el estado.
En tanto la gente de buen vivir se la pasa con el Jesús en la boca, los delincuentes reciben abrazos no balazos.
Quizá la estrategia planteada desde Palacio Nacional, no sea la correcta empero debe de aceptar el diálogo para buscar soluciones a los problemas que agobian a los mexicanos.
La economía de millones de mexicanos va en caída libre, pues los precios de la canasta básica se han incrementado hasta en un cuarenta por ciento en relación al pasado 2021.
Los empleos no logran repuntar pues la pandemia y el conflicto entre Rusia y Ucrania, acabó con las economías emergentes.
No se le puede apostar a las remesas millonarias de los paisanos, eso es un espejismo y más que orgullo debe de dar vergüenza al gobierno que millones de connacionales se jueguen la vida para buscar un trabajo que les permita un mejor nivel de vida y sus gobernantes se paren el cuello con el trabajo de los paisanos.
Debería atacarse el fondo del problema de la falta de empleo y no seguir en campaña permanente.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios