Opinión | Polarización y bostezo

Anticlimáticas y monótonas han resultado las campañas electorales que, adicionalmente, se desarrollan en medio de la pandemia, lo que les da un tono sombrío y que poco ayuda para motivar al electorado en todo el país a que se involucre más en el tema.

A nivel local, salvo por el tema de acusaciones que se lanzan los contendientes por aparentes repartos de despensas, todo transcurre en medio de un clima de flojera absoluta. La parte de ver a panistas apoyando a priístas y viceversa, a través de una alianza electoral, quizá no sorprende tanto porque ya se había visto, aunque no de manera clara y evidente.

Uno supondría que las cúpulas nacionales de PRI, PAN y PRD, tenían medido ya el cómo, ante una inminente alianza electoral anti 4T, cual sería la reacción de su respectivo segmento de voto duro, por quién votarían el día de la elección. Quizás apuestan a que la polarización del país que se ha encargado en realizar, diariamente, desde la tribuna de las conferencias de prensa mañaneras, el presidente López Obrador entre chairos y Fifís, dará elementos a los ciudadanos para elegir entre la disyuntiva de apoyar el proyecto de MORENA o de ir en contra del mismo.

En lo personal, pienso que no será tan sencillo. Me resulta complicado imaginar que un militante de muchos años del PRI, al momento de ver en la boleta el nombre, de digamos, una candidata panista como Paty Jiménez, decida darle su voto. Por citar solo un ejemplo. 

Por otro lado, será interesante ver que tanto les ayuda a los candidatos de MORENA los todavía altos números de aprobación que sigue manejando AMLO y el de tratar de evocarlo, aunque sea de manera velada, para ayudarse a impulsar el voto a su favor (“Al cien con ya sabes quién”).

A nivel nacional, diferentes sondeos de casas encuestadoras han mostrado un derrumbe en las intenciones de voto para MORENA en varios estados, debido a casos como el de Guerrero en donde en primera instancia se eligió como candidato a un tipo problemático y polémico, que además ha sido acusado de violación, como Félix Salgado Macedonio, a quien el Tribunal Electoral decidió quitarle la candidatura por no comprobar gastos de precampaña, y que ahora en respuesta a esa resolución, impondrá a su hija, con el visto bueno de AMLO, como candidata a la gubernatura de aquella entidad. Una medida descabellada, pero que sin embargo, no sorprendió a nadie.

La resolución del Tribunal puede que haya sido drástica, pero finalmente es lo que marca la ley. Cuando se dio la reforma electoral de 2014, la gente de López Obrador exigió que se contemplaran plazos más estrictos para comprobar los gastos de precampañas y campañas, esto por el enorme dispendio de recursos que el candidato presidencial del PRI en los comicios de 2012, Enrique Peña Nieto, realizó.

Es decir, tanto el fallo de Guerrero, como el de Michoacán, del que tanto se quejan AMLO y sus correligionarios, tienen su origen en medidas que ellos demandaron para que se incluyeran en la reforma a la legislación electoral que hoy nos rige.

El tema de la candidatura de la hija de Salgado Macedonio, no sorprendió, ni es nuevo. Cuando en el 2009 el Tribunal Electoral impidió que la candidata de López Obrador a la Delegación de Iztapalapa, Clara Brugada, contendiera en la elección, AMLO decidió que el candidato fuera Rafael Acosta, mejor conocido como “Juanito”, en el entendido que llegado el momento tendría que renunciar, para que asumiera Brugada, burlando así la resolución de la autoridad en materia electoral. Si los guerrerenses lo permiten, se reeditará esa misma estrategia.

En medio de esta atmosfera de antipatía y desinterés será interesante ver cual mensaje logra permear más entre la población en edad de votar, el que promueve se concrete la llamada cuarta transformación o el que quiere impedir a toda costa que esto suceda.

Aquí en Durango, adicionalmente, se decidirá si se vota entre morenistas que no son de izquierda o por una alianza, que de acuerdo a las respectivas plataformas y estatutos de los diferentes partidos que la integran, constituye una ensalada ideológica que ni en sus más intensas pesadillas se le hubiera podido ocurrir a Maquiavelo.

Por lo pronto, ya falta menos para las elecciones. Dejen dormir.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook