Opinión | Políticamente posible vs económicamente deseable

Desde el inicio de mi carrera en la Facultad de Economía de la UNAM, los profesores que tuve comentaban que nosotros éramos capaces de elaborar el mejor modelo económico del país, establecer las mejores política fiscal y económica y lograr, con apoyo de estudios econométricos, la fórmula para dejar de ser un país con profundas desigualdades sociales para convertirse en un país de primer mundo; siendo honestos, sí es posible lograrlo. Un ejemplo.

En primer lugar se establecerá una economía de mercado, lo cual significa una economía abierta, es decir, comercio de bienes y servicios con otros países con la diferencia que no se tendría el número de tratados de libre comercio que actualmente se tienen. Las exportaciones granos y semillas se llevarán a cabo después de garantizar alimento al 100% de la población.

En lo que se refiere a la política fiscal, el impuesto sobre la renta tendrá una mayor tasa de retención en los deciles de mayores ingresos, no existirá la informalidad ya que toda actividad económica tendrá su registro ante el SAT y el IMSS, no por cuestión autoritaria o impositiva sino como una política de bienestar: al tener seguridad social se tiene garantizada la atención médica, la adquisición de una casa y una pensión al momento de la jubilación. A su vez, con la recaudación de impuestos se tienen garantizados agua potable, drenaje y alcantarillado, alumbrado público, pavimentación, parques e instalaciones deportivas. Al no existir elusión fiscal se logra también una certeza que toda inversión (nacional y extranjera) que se realice en el país tributará lo que por ley corresponde.

Por su parte, al ser la educación, como lo señala la Constitución de carácter obligatorio hasta el nivel medio superior, se tendrá todo el presupuesto necesario para la construcción de escuelas desde preescolar hasta bachillerato en cada nuevo asentamiento, colonia o fraccionamiento que se edifiquen. En este sentido, todos los estudiantes que estén realizando un posgrado estarán becados y tendrán la certeza que al concluir sus estudios y/o estancias de investigación contarán con la opción de un empleo. Esto no significa un estado socialista, sencillamente se tendrán convenios entre el gobierno y el sector privado para el aprovechamiento del conocimiento adquirido y evitar así una mayor “fuga de cerebros” y que aquella inversión en educación se convierta en gasto.

Se analizarán también las regiones económicas que tiene el país para enfocar la inversión y producción de acuerdo con las ventajas comparativas de cada región, ejemplo de ello es el Norte, donde la producción de lácteos y forrajes realizarse de forma más eficiente en la Laguna, en Sonora y Chihuahua la producción de ganado tanto de pie como de engorda. El Bajío con una industria agroalimentaria y el Sureste con la producción de café y cacao. A la par, los corredores industriales del Noreste, Occidente y Centro del país tendrán la infraestructura que se necesite para la disminución y en su caso eliminación de contaminantes. La política industrial tendrá como objetivos la productividad, competitividad y generación de cadenas de valor den como resultado un salario de los trabajadores digno y un menor número de horas semana de trabajo.

Como parte del buen funcionamiento de la economía el Banco de México no cambiará su función principal que es el control de la inflación a través de su mejor herramienta la tasa de interés (TIIE).

Como se puede apreciar los párrafos arriba escritos este es solo un ejemplo simple e incompleto. Lo importante de este ejercicio es reconocer que se puede tener el mejor modelo y políticas económicas para nuestro país, sin embargo, es necesario agregar el principal filtro, obstáculo o apoyo, la “Política” como brazo ejecutor, ese es el problema, cómo lograr que los objetivos económicos no estén sujetos a los intereses políticos y a su vez, cómo la política obligará que se lleve a cabo la creación de planteamientos económicos necesarios. Vaya dilema.

campillo21@gmail.com

@ccampillo21 en twitter

Puedes comentar con Facebook