Opinión | ¿Quién es quién?

La semana anterior, la presidencia de la república inauguró una controvertida sección dentro de la cotidiana agenda de las conferencias de prensa mañaneras: el “¿Quién es quién en las mentiras?”, en donde se erige como un pretendido tribunal de la verdad y en donde se lincha y se tunde a periodistas críticos de la 4T.

Dicha sección corre a cargo de Ana Elizabeth García Vilchis, una Antropóloga Social, que se asume como periodista y que trabajó en algún momento, como coordinadora de contenidos web, en La Jornada de Oriente, actualmente es diputada suplemente por MORENA en algún distrito del estado de Puebla. Se describe así misma como “Chaira, feminista y AMLOVER”, por lo que uno supone cubre perfectamente el perfil para esta encomienda.

En este ejercicio de azuzamiento a periodistas, el presidente y la referida encargada de la sección, han incurrido en numerosas falsedades en el afán para exhibir a medios y periodistas que al presidente le disgustan.  En lugar de rectificar informaciones que no se apegan a la verdad, desacreditan, incluso incurriendo en difamaciones, a periodistas que difunden hechos u opiniones que le resultan incómodos.

Paradójicamente, según reveló un estudio de la consultora política SPIN, en el cual se analiza los datos no verificables a los que alude el presidente en su mañaneras, López Obrador ha mentido más de 56 mil veces en las mañaneras. En promedio, el presidente miente o da datos inexactos 88 veces en cada conferencia matutina; en 943 “mañaneras” ha hecho 56 mil 181 afirmaciones falsas según este mismo estudio.

Este espacio resulta, en los hechos, una demostración de como el poder político se puede utilizar de manera facciosa. El empleo de recursos públicos para desahogar rencillas personales en contra de periodistas que no son afines a la ideología imperante en su gobierno.

Organizaciones defensoras de derechos humanos y prensa criticaron la nueva sección. La Sociedad Interamericana de Prensa, por ejemplo, afirmó que esa práctica estigmatiza e intimida a los periodistas en un país en el que ya hay un elevado nivel de violencia contra ellos. En un comunicado, la SIP pidió “el cese inmediato de este tipo de agresiones”.

Por su parte, el relator de libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Pedro Vaca, pidió al gobierno mexicano “reconsiderar” el bloque ‘Quién es Quién en las mentiras’ en las conferencias del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues dijo que este podría afectar el debate libre.

Vaca señaló además que México ocupa el lugar 143 de 180 países como el peor lugar en el mundo para ejercer periodismo según la clasificación de Reporteros sin Fronteras y recordó que en el 2020 se asesinaron a veinte periodistas en nuestro país y cuatro es tan en calidad de desaparecidos en este año, sin que la autoridad se haya pronunciado al respecto.

Desde luego que el gobierno tiene el derecho y la obligación de dar explicaciones y aclarar noticias que le parezcan falsas, pero lo que no tiene es el derecho de promover el linchamiento en redes sociales de periodistas que le sean incomodos.

De acuerdo a resultados que presentó recientemente el Instituto Reuters y que por cierto interpretó de manera tendenciosa García Vilchis para afirmar que “Los ciudadanos dejaron de creer en los medios de comunicación y los columnistas, cuando la encuesta preguntó cuál es la fuente de información engañosa que les causa preocupación a los mexicanos el 50% dijo que el gobierno, los políticos y los partidos, mientras que el 14% apuntó a los periodistas y a los medios de comunicación.

Asi pues, esperemos que el presidente rectifique y cancele su nuevo y nocivo divertimento. Será por eso que hasta el mar se les prende fuego.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Anuncios