Opinión | Repiten triunfo estados priistas

La jornada electoral en los estados de Coahuila e Hidalgo fueron para el Partido Revolucionario Institucional. En Coahuila se queda con todas las curules del Congreso del Estado y en Hidalgo con la mayoría de las alcaldías.

Tanto Hidalgo como Coahuila tienen muchos años en poder del PRI. Coahuila, pese a las múltiples acusaciones contra los Moreira, el capital político no se debilita. Su estructura fundamental parte de la secretaria de Educación del estado y tiene el control de los maestros de la SNTE.

La copiosa votación que llevó a López Obrador a la Presidencia de la República, no fue la única sorpresa, también sorprendió la alta votación en los estados del norte históricamente conservadores y reacios a aceptar planteamientos democráticos.

Nuevo León, Durango, Tamaulipas y Coahuila, forman una región en donde el poder político ha estado en el PAN o el PRI, las encuestas daban favorito al PRI, colocaban en tercer lugar a Morena después del PAN.

Desde nuestro punto de vista, no es sorpresa que haya ganado el PRI, sino que Morena haya subido al segundo lugar y el PAN con pobre votación en tercero. En el estado de Hidalgo, en donde se disputaron las alcaldías, el PAN no figuró y Morena se fue al tercero y quizá cuarto lugar.

La votación en Coahuila estuvo lejos de ser copiosa, las elecciones para diputados no son muy atractivas para los ciudadanos, con la movilización de maestros tuvo el PRI para ganar, sigue siendo una incógnita si en una votación más participativa repita el triunfo. 

En Hidalgo, el grupo de Osorio Chong es fuerte, al igual que los Moreira en Coahuila. Miguel Ángel Osorio, impone su fuerza, aparte que los huachicoleros tienen fuerza económica que se traduce en control político, no obstante, el PRI, ganó y su triunfo se debe reconocer.

López Obrador dice que así es la democracia y reconoce el resultado de ambas elecciones, mientras surgen aislados berrinches de Morena diciendo que se hizo trampa, lo cual los coloca en una situación de verdaderos “chillones”.

Morena lo que debe hacer es constituirse en verdadero partido, no estar a la sombra de López Obrador, ni siquiera es para tener un proyecto de defensa al presidente, por el contrario, hay estados en donde los diputados morenistas están más cerca de los gobernadores de derecha que del presidente. Aplauden más los proyectos y programas (cuando hay) de los gobernadores opositores al presidente, que a la IVT.

El PRI, sale a festinar el triunfo de manera desmedida, incluso los priistas y panistas hablan del inicio de a debacle de Morena, les falta analizar la tendencia electoral de todo el país, darse cuenta que su triunfo no es lo relevante que creen. Un congreso del estado que en nada influirá en la política nacional, y, las presidencias municipales en el estado de Hidalgo que son importantes en Hidalgo, pero hasta allí.

Por otra parte, regresa el partido Movimiento al Socialismo (MAS) al poder político en Bolivia. Luis Arce le gana las elecciones al derechista Carlos Mesa. La victoria del MAS es contundente, la presidente espuria Añez reconoce el triunfo y dejará el poder con la biblia en la mano, como llegó.

Ante la comunidad internacional, quedó demostrado que Evo Morales, el presidente constitucional de Bolivia, fue víctima de un grosero golpe de estado. Quedo demostrado que organismos como la OEA le dieron el espaldarazo al intento de asesinar la democracia, quedó demostrado que los indígenas bolivianos, que son la mayoría, rechazan los gobiernos de derecha, y que la intentona golpista fue fracaso rotundo. O no.

Puedes comentar con Facebook